Elecciones anticipadas, un fracaso de Artur Mas

26 de septiembre de 2012 (00:41 CET)

Cuando Artur Mas tomó posesión en el cargo se marcó como gran objetivo de la legislatura revertir los efectos de la crisis en Catalunya. Para ello se rodeó de un equipo político que bautizó como El Govern dels Millors, pero dos años más tarde se demuestra que su gestión ha sido un auténtico fracaso. Con todo el respeto institucional al Ejecutivo catalán, los argumentos esgrimidos en el Parlament por el president Mas carecen de sentido, porque si realmente desea un pronunciamiento sobre el derecho de autodeterminación, podría tener ya una mayoría en la cámara catalana, sin necesidad de convocar elecciones. Porque cuando se pide a la ciudadanía que se pronuncie en unos comicios autonómicos es para debatir un programa electoral concreto, con la defensa de políticas económicas y sociales que puedan mejorar la situación del conjunto de los catalanes. Y eso, seguramente, y desgraciadamente, no se producirá ahora.

Porque si de lo que se trata es de mejorar la relación económica respecto al resto de España, con una mejora de la financiación, el camino del diálogo nos llevaría a los mismos objetivos para trabajar conjuntamente. Y si se trata de un mejor encaje de Catalunya en el seno de España, se ha demostrado que no estamos solos en nuestra reivindicación. El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha dejado claro que su apuesta se centra en un Estado realmente de corte federal. Y es cierto que para algunos, que lo han criticado, ese planteamiento de Rubalcaba puede llegar tarde. Pero ha llegado y puede ser perfectamente válido para las necesidades de Catalunya.

El federalismo, de hecho, ya implica tener estructuras de estado, como ocurre con los länder en Alemania. Y, si de lo que se trata es de mirar hacia el futuro, lo que no podemos es seguir instalados en 1714.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad