El trío calavera de la economía

18 de marzo de 2013 (10:54 CET)

Merkel rompe un tabú

El rescate de Chipre, que sólo supone el 0,2% de la economía de la zona del euro, marcará un antes y un después al haber gravado con el 9,9% los depósitos superiores a 100.000 euros (el 6,75% por debajo de los 100.000 euros).

La Unión Europea, en lugar de armonizar de inicio un sistema fiscal (el impuesto de sociedades de Chipre era del 10%), decide ahora a toda prisa y por sorpresa dejar de garantizar los depósitos bancarios (por debajo de 100.000 euros) .

Vamos a ver, los bancos son solventes si tienen suficiente depósitos y dejar de garantizarlos, con la excusa del rescate, puede empeorar la descapitalización bancaria que en teoría intenta evitar.

Si esto se hace en uno de los países periféricos, por pequeño que sea, es un mal precedente que podría empeorar la ya maltrecha banca de países como España.

La política merkeliana de cortar la mano a aquel que ha estirado más el brazo que la manga nos está dejando mancos. Nos conduce directamente al desastre. Que alguien detenga a esta mujer o no podremos volver a atarnos los zapatos. ¡Por favor!

Montoro da mil vueltas

Los giros que da el gobierno Rajoy son dignos del peor gobierno Zapatero. Primero aprueba una amnistía que se salta cualquier principio ético y moral. Luego se conoce que la recaudación es inferior a la previsto. En lugar del supuesto 10%, la mayoría de rentas acaban pagando un miserable 3%.

Posteriormente, sabemos que la amnistía ha servido para que el ex tesorero del PP, Luis Bárcenas (sin herencia conocida), aflore parte de los 38 millones de euros que mantenía en cuentas en Suiza. Y finalmente, Hacienda anuncia que utilizará los datos de la amnistía para realizar inspecciones a los declarantes.

Conclusión: los defraudadores que mantuvieron su dinero oculto, se frotan las manos y se destornillan de la risa por los colegas que sí se acogieron. Señor Montoro, con esta medida sólo hace una cosa: fomentar que los defraudadores sigan ejerciendo. Por favor, ponga un poco de coherencia y de sentido en lo que hace su ministerio, ¡si es que puede!

Rajoy no recorta...


Este año el presupuesto del Estado no se recorta. Suben dos partidas muy concretas: deuda y pensiones. El apartado que más aumentará es el de la deuda pública (10.000 millones de euros más que en 2012).

Esta ya es la tercera mayor partida después de las pensiones y las transferencias a los ayuntamientos y comunidades autónomas. Mientras haya déficit seguirá aumentando de forma desbocada.

El PP también incrementará el gasto en pensiones en casi 6.000 millones de euros. Pero tampoco es mérito suyo. De hecho ha tomado varias medidas (sin demasiado éxito) para evitarlo, como demorar la edad de jubilación de 65 a 67 años y retrasar la prejubilación de 61 a 63 años.

Pero son medidas de maquillaje. Según el INE, en 2040 (es decir, cuando nos jubilemos aquellos que tenemos 39 años), habrá dos personas de la población activa por cada pensionista. Según diversos estudios, el sistema de pensiones es insostenible por debajo de 2,1 trabajadores.

Por tanto, aunque en 2040 el paro fuera cero (nótese el sarcasmo), el sistema ya no podría pagar todas las pensiones. Es decir que las únicas partidas que Rajoy no recorta son aquellos gastos que escapan a su control.

¡Qué panorama! ¿verdad? Presume de reformas, pero o son inútiles o no son efectivas. En cualquier caso, no tiene lo que hay que tener para hacer el trabajo que es necesario y de la que tan a menudo presume: reformas que produzcan crecimiento.

Teniendo en cuenta el bajo salario que cobran estos individuos comparado con los ejecutivos mejor pagados tampoco debería extrañarnos: "If you pay peanuts, you get monkeys" (*).

(*) Tengo muchos amigos en varios partidos que me reprochan que el salario no es la única retribución que considera un político vocacional. Estoy de acuerdo. Pero no me parece mal retribuir bien el trabajo correcto y atraer talento. Unos salarios bajos constituyen una barrera de entrada para quiénes se ganan mejor la vida en el sector privado y contribuyen a la baja rotación de los políticos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad