El 'straperlo' político con el 9N

07 de octubre de 2014 (20:06 CET)

Straperlo era como se denominaba a una ruleta eléctrica trucada que en los años treinta dos holandeses trajeron a España. Su control quedaba asegurado mediante el accionamiento de un mecanismo que garantizaba que la banca siempre ganara y nunca arriesgara. El nombre proviene del acrónimo de la fusión de esos dos pillos, Strauss y Perlowitz, que la quisieron extender en nuestro país y que tantos dolores de cabeza trajeron a los políticos de la Segunda República.

Como straperlo o ruleta trucada podríamos calificar el resultado del Consell Nacional del pasado domingo de Unió Democrática de Catalunya cuando, tras horas de debate, resolvieron que “no se pronuncian sobre si están a favor de la independencia o no”. Como si no fuera la decisión política más transcendente en décadas y el eje que determina y determinará cualquier proyecto político en Cataluña. Lo dejan a la libre opinión de sus militantes, simpatizantes y electores.

Sabemos que hoy, para un partido político y su programa de acción, no hay pregunta más necesaria que definir si apuesta, trabaja y milita por una Cataluña independiente o no.

UDC y otros partidos políticos pueden hoy estar en el mismo dilema: o, por una parte, saben que no se va a producir la votación y no quieren desgastarse o, por otra, son conscientes de que el riesgo no está en defender el derecho a preguntar.

Saben que la zona caliente está en la obligación de responder sí o no a la independencia, y arriesgar, como se emplaza a que arriesgue al conjunto de la sociedad catalana cuando se le convoca el 9N.

Por esto creo que es straperlo político. Al igual que aquella ruleta trucada que no tenía riesgo para una banca que siempre ganaba. El Consell de UDC ha preferido no arriesgar y renunciar a la función que le es propia como partido político: la de aspirar a liderar con sus propuestas e iniciativas la acción política. Si es que aceptamos que un partido político no es un club de debate. Si aceptamos que un partido político no es solo la suma de las opiniones de sus líderes por muy carismáticos y prestigiosos que puedan ser y que, en este caso, lo son. Y si aceptamos que un partido político es algo más, y para ello tiene unos órganos de dirección que elige democráticamente donde se construye la opinión colectiva y la síntesis desde donde la sociedad le da su confianza o no.

Lo preocupante de este straperlo político es que han dejado sin una referencia imprescindible, la de UDC, para el sí-sí o para el sí-no. Porque es ahí donde está la esencia y donde se juega, o se jugará en el futuro, la final. Es ahí donde está el debate en Cataluña y no en el no radical “de dejar las cosas como están”, como nos comunicaban con grandilocuencia lo que habían decidido en el Consell Nacional.

El debate real en la sociedad catalana, más allá de leyes y tribunales, está y estará en independencia sí o no. Y en este debate, UDC, como fuerza política, estará ausente. Y esto no es una buena noticia. Ni es un buen ejemplo para aquellos ciudadanos y ciudadanas en Cataluña que reclamamos un debate abierto, democrático, dentro de la ley y liderado con rigor por las fuerzas políticas y en las instituciones.

Pero lo más decepcionante, incluso más que la renuncia a aportar su opinión en el debate, es el argumento y las razones que han aconsejado a este partido político no tomar ninguna posición sobre votar sí-no o sí-sí. Que como nos han informado, son el temor a dividir y fracturar la organización donde, dicen, conviven diversas y distintas opiniones.

Lo ha explicado, como nadie, Josep Antoni Duran i Lleida en su carta semanal del pasado 3 de octubre, “El posicionamiento de nuestro Consell Nacional tiene que permitir que todo el mundo se pueda identificar. Sería un error histórico, de un partido histórico con consecuencias históricas. Vaya, lo que más desea una parte del Estado y otros que no son el Estado: que una vez roto el PSC, también se rompa Unió”.

En otras palabras, lo que se ha acordado es: "si sale con barbas, San Antón y si no, la Purísima Concepción". Y en este caso, mencionar a los santos no pretende ser ironía.

 
Joaquim González Muntadas es director de Ética Organizaciones SL
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad