El PP desembarca en Barcelona: primer objetivo, el empresariado

13 de abril de 2013 (21:22 CET)

En los próximos días y semanas habrá trasiego por la Diagonal: un constante fluir de ministros y altos cargos del Partido Popular (PP) por Barcelona. ¿Cuál es la razón y el objetivo? Convencer al empresariado del interés gubernamental por los acontecimientos de la política catalana; explicarles en primera persona las gestiones para evitar los riesgos económicos de avanzar hacia un divorcio a estas alturas de matrimonio y, en última instancia, buscar más aliados a los que confiar la resolución del conflicto abierto entre el poder político madrileño y el catalán.

El PP conoce las dificultades para trasladar su mensaje y el alcance y bondades de su vocación reformista a la sociedad catalana. La vía parlamentaria lo hace difícil después de las últimas elecciones. Así que considera que para su causa no hay mejores embajadores en la Ciudad Condal que sus propios empresarios locales.

Sensibles al reformismo, a las políticas liberales, posibilistas y pragmáticos, los representantes del mundo de la empresa y las finanzas locales están acostumbrados a transaccionar, negociar y cerrar acuerdos. Como norma, es difícil que los empresarios opten por el conflicto si pueden hallar soluciones alternativas en el día a día de sus gestiones. Además, la distancia emocional de ese grupo dirigente con Artur Mas no ha dejado de acrecentarse desde el 11 de septiembre pasado.

¿Qué quiere Catalunya en el subyacente de las reivindicaciones de su clase política? Mejor financiación para su administración pública, una mejoría notable en sus infraestructuras y cariño diferencial, cuanto más cariño mejor.

Alguien en el PP parece haberse dado cuenta por fin. El método para neutralizar a Artur Mas y su espiral soberanista de nuevo cuño es jugar en su propio campo. La distancia es el olvido, y la proximidad, lo contrario. Una estrategia sencilla, pero efectiva.

El lunes abrirá el fuego el Ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, con los representantes de la Cámara de Comercio de Barcelona de la mano de Miquel Valls. Margallo es todavía una cara amable. Será al mediodía en un almuerzo público. Antes, en formato de desayuno, más privado y discreto, tomará el café con un reducido y escogido grupo de representantes de ese mundo empresarial.

Ese mismo día, pero en horario nocturno, actuará la Ministra de Fomento, Ana Pastor, en el foro Puente Aéreo. El anfitrión será José Manuel Lara, que prestará sus instalaciones de la editorial Planeta para celebrar una cena con una veintena de ilustres, madrileños y barceloneses a partes iguales. Los catalanes quieren saber qué pasa con la Nacional II y con el Corredor Mediterráneo. Y esos elementos pueden ser una buena moneda de cambio del PP.

La traca final se espera a mediados de mayo. Coincidirá con la celebración del Salón del Automóvil de Barcelona. Será el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien se reúna con una pequeña selección de industriales aprovechando la semana de concentración de empresas automovilísticas en la ciudad. Moncloa ya ha cursado las invitaciones.

Mientras, los embajadores catalanes del pacto: Juan Rosell, Isidro Fainé, Antoni Brufau, Josep Piqué… siguen trabajando en la sombra para favorecer el acuerdo. Con discreción, pero con insistencia. Tienen el apoyo moral del gran empresariado barcelonés, y casi el mandato de aprovechar sus relaciones, posición y capacidad de seducción para que los altos dirigentes del PP entiendan algo más sobre lo que se cuece en Catalunya y advertir a sus interlocutores de que es mejor sacar el caldo a tiempo de la olla que dejar que se evapore por exceso de fuego.

Tratamiento semanal de choque:
  • Supositorio matinal > A quienes abominaban en Barcelona del proyecto del empresario Sheldon Adelson para construir Eurovegas en España. Se lo merecen por todo lo que llegaron a intoxicar con argumentos (muchos de ellos demagógicos y sobre todo cicateros) en contra de aquella macroinversión. Hoy, la iniciativa prosigue en Madrid a buen ritmo y no son poco los empresarios catalanes que intentan aproximarse para obtener contratos. Todos subrayan la seriedad con la que el equipo de Adelson está gestionando su desembarco en España. Desde criterios de transparencia que harían enrojecer a algunas administraciones españolas hasta solvencia técnica son valores que destacan de sus contactos.
  • Supositorio nocturno > A quienes han puesto en el ojo del huracán al abogado Eduard Coll Poblet (Coll Advocats), miembro de la junta directiva del Barça, sacando provecho de unos correos electrónicos que han circulado con profusión por la ciudad y que han generado todo tipo de maledicencias y chanzas a su costa. El personaje que le sometía a un cierto acoso (y que intentaba de paso implicar a toda la cúpula del club, presidente incluido) pretendió judicializar sus diferencias con Coll, pero sin fortuna. El caso lo ha estudiado el magistrado Joaquín Aguirre, que ha optado por darle carpetazo a un asunto que circulaba por las redacciones de los medios de comunicación y en el que aparentemente había más vendetta personal que hechos objetivos reprobables.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad