¿El oro como valor refugio?

20 de octubre de 2014 (17:16 CET)

El pasado jueves, las cotizaciones de las bolsas mundiales se desplomaban situándose en mínimos y el Ibex 35 descendía hasta los 9.838,500 puntos, instalándose por debajo de los 9.916,700 que marcaba el índice al cierre de 2013.

El ajuste a la baja de las previsiones alemanas, las crecientes dudas que pesan sobre la estabilidad en Grecia, los titubeos de Francia e Italia sobre la adopción de medidas o el aumento del riesgo de entrar en una tercera recesión anunciado por el FMI, entre otras razones, han terminado por poner nerviosos a los inversores que han salido huyendo en busca de posiciones más tranquilas.

Y como suele ocurrir en momentos de incertidumbre, la pregunta se hace obligada: ¿en qué medida el oro es valor refugio o medida de inflación? Del 12 al 15 de abril de 2013 el precio del oro se derrumbó hasta perder el nivel de los 1.525 dólares y en solo dos días cayó hasta los 1.336 dólares la onza.

Al día de hoy, el precio del oro ha caído un 31% desde el máximo alcanzado en octubre de 2012 en que llegó a alcanzar los 1.942 dólares la onza, lo que suscita la pregunta entre los analistas sobre si este descenso refleja un entorno de mayor incertidumbre ó de menor inflación.

Los analistas de Cortal Consors ponen de relieve, en relación al papel del oro como activo refugio, que si se analiza la correlación con el índice bursátil norteamericano S&P500, éste no alcanza el 50%. En este sentido, tras haber llegado a revalorizarse el oro un 55% en septiembre de 2011, pasó a perder hasta un 30% en diciembre de 2013, para luego revalorizarse hasta un 13% en agosto de 2014. Desde diciembre de 2013 hasta la actualidad, el S&P500 ha registrado una variación interanual en torno al 20%.

Con respecto a la inflación, la correlación es mayor, alcanzando el 56% (respecto a la inflación del G7). Si se reduce el período de análisis desde 2011, el porcentaje se eleva al 76%. Frente al S&P500 sigue sin alcanzar el 50%. Dado esto último, la evolución del precio del oro estaría alejando un escenario de deflación a nivel del G7.

La gran duda gira en torno al nivel de precio del oro en el corto/medio plazo, algo que, como suele ocurrir, arroja grandes diferencia entre los distintos analistas que se mueven en una horquilla para 2014 que va desde los 1.000 dólares por onza, vaticinados por Credit Suisse,  hasta los 1.410 de Barclays.

Hasta el momento, lo que no es necesario aventurar son los grandes flujos de dinero que se han producido en torno al oro debido a un gran aumento de la demanda de este metal por parte de países como China.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad