El modelo de vender periódicos tiene los días contados

Sin título

09 de julio de 2010 (12:15 CET)

El sector de la prensa escrita –su modelo de negocio– muestra problemas estructurales derivados de nuevas tendencias en el consumo, la disminución de los puntos de venta, la sensibilidad de las ventas a las promociones y el elevado porcentaje de contenidos fabricados mediante notas de agencia o remitidos.

Sin embargo, el sector de “estar enterado y de saber más” no estará nunca en crisis. Por lo que sólo se necesita cambiar el enfoque, dejar de lado debates miópicos entre información en soporte papel o web y buscar nuevas premisas que surjan de poner el cliente en el punto de arranque del proceso de innovación.

Hay sectores con problemas. Algunos son de tipo coyuntural, es decir, mejorarán cuando la demanda se vaya recuperando. Otros, en cambio, padecen problemas estructurales y, por tanto, afectan a su modelo de negocio. Uno de éstos es la prensa escrita.

Este sector rema a contra corriente de una serie de tendencias que no son pasajeras: el impacto de los nuevos medios de comunicación, la co-difusión de ideas o la sostenibilidad medioambiental impactada, por ejemplo, por el consumo de papel.

Además se le añade otro elemento: muchos quioscos cierran. Hay veces que comprar un periódico puede llegar a ser algo propio de un cliente militante.

Un tercer dato que añade temor es que las ventas de la prensa están muy condicionadas por la promoción adjunta. ¿Tan poco se valora lo que aparenta ser central: la información?

Y como el negocio va hacia abajo, ¿qué editorial se permite pagar periodistas de investigación, que profundicen en un tema durante largo tiempo? ¿Qué porcentaje de un periódico se está haciendo a partir de notas de agencia o de remitidos?

Igual que en abril de 2008, cuando dije que se empezaba a producir una revolución en el retail cultural con el lanzamiento del lector electrónico Kindle1, ahora mi hipótesis es que el modelo de negocio de la prensa escrita está tocado y gravemente herido.

Prensa, mal; curiosidad, bien

Hay una parte consustancial en las personas que nos hace querer saber lo que pasa en nuestra aldea local y global. El carácter responsable de la curiosidad y de saber noticias en psicología se denomina “Novelty seeking”. David De Lorenzo, profesor de Genética Humana y Nutrigenómica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Lleida, explica que “se ha observado que su componente... Leer más...
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad