El desplome del precio del crudo también genera damnificados en España

14 de septiembre de 2015 (20:55 CET)

La fuerte caída del precio del crudo experimentado en el último año (-53,68% en el Brent) está teniendo una positiva influencia en la reactivación económica. Según las últimas estimaciones manejadas por el Gobierno, va a permitir a España ahorrar cerca de 15.000 millones de euros que tendrán su reflejo en la balanza comercial y que consecuentemente serán usados en otro tipo de consumo. Sin embargo, tiene también su reflejo negativo en importantes compañías españolas englobadas en el sector energético.

Una de las que está sufriendo las consecuencias del desplome del precio del crudo, aunque también de la situación por la que atraviesan los países emergentes, es Gamesa. Tras una fuerte revalorización en los últimos meses y una cierta solidez en sus cuentas, no sale indemne de la caída del precio del petróleo, lo que reduce la competitividad de las renovables, y tampoco de su elevada presencia en mercados emergentes como China. De este país procede el 17% de su negocio de aerogeneradores. A esto se une, según los analistas que han corregido sus recomendaciones de futuro, su fuerte presencia en India (26%) y Latinoamérica (19%), fundamentalmente México y Brasil.

Repsol es otra de las grandes compañías cotizadas afectada por la crisis de los precios del petróleo y ello ha obligado a la empresa a elaborar un programa de recorte de costes con el que pretende reducir los costes estructurales con los que combatir el hundimiento del precio del barril. Espera ahorrar 1.200 millones de euros hasta 2018. Todavía queda pendiente conocer si se va a actuar en el dividendo o no en las inversiones en bienes de capital (capex).

Repsol, tras la adquisición de la canadiense Talisman, ha anunciado su intención de desprenderse de activos con el objeto de normalizar su situación financiera, ya que su deuda neta ha aumentado hasta los 13.264 millones de euros, 11.329 millones más que al cierre de 2014. En este contexto de venta de activos, cobra todo el sentido la posible venta del negocio de butano por una cifra que podría alcanzar los 1.000 millones de euros. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad