El décimo tercer plan de la China, una oportunidad de oro

04 de noviembre de 2015 (17:26 CET)

Con un artístico y simpático video musical, el "Shisan Wu" o "Trece Cinco", la China esta promocionando su décimo tercer plan quinquenal para el crecimiento y desarrollo económico. Curiosamente, los mandarines de Pekín no revelarán los detalles específicos del plan hasta marzo de 2016.

De suma importancia para el futuro económico del planeta es la meta del porcentaje de crecimiento económico anual chino, que será anunciada durante el primer trimestre del próximo año.  Cualquier cambio de envergadura en las estrategias de desarrollo internas y externas del Dragón creará oleadas económicas en virtualmente todos los países del globo. Tal es la influencia de la Segunda Potencia en la actualidad.

El duodécimo plan (2011-2015), estableció una tasa de crecimiento del 7% anual, una meta cumplida hasta el año pasado. Es posible, dadas las ultimas cifras trimestrales de 6.9%, que este 2015 vea una ligera reducción en la tasa de crecimiento económico concordante con la desaceleración de los fuegos de producción tradicionales y la restructuración estratégica de la inmensa maquinaria industrial china hacia la producción de bienes tecnológicos mas sofisticados e innovadores. Una reducción del 5% en la tasa de crecimiento anual estaría en acuerdo con el objetivo general de "crecimiento alto moderado" del presidente Xi Jinping.

El cambio en las estrategias de producción hacia la manufactura de tecnología sofisticada y el fomento del consumo interno crearán oportunidades industriales importantes para las economías nacionales. Con los consiguientes beneficios en las relaciones comerciales y en la elevación de los estándares de vida locales. 

No hay tiempo que perder, ni a nivel privado ni gubernamental, ya que el momento para crear productos distintivos y forjar alianzas comerciales es ahora.

Cabe enfatizar que la revitalización industrial a través de la institución de medios y métodos de fabricación más sofisticados y eficientes en los lugares de origen de las materias primas, típicamente países en vía de desarrollo, creará una oportunidad incomparable para la creación de riqueza y la disminución de la desigualdad de ingresos. Uno de los retos más grandes a nivel mundial.

Las oportunidades de apoyo y fomento de organismos gubernamentales, de la banca privada y la banca multilateral a los sectores industriales existentes y que se crearán se multiplicarán en los próximos 5 años.

El brillante efecto colateral del Shisan Wu puede hacer mucho por impulsar la creación de una  globalización integradora, con ganancias mutuas y desarrollos geométricos, donde el cansado y antiguo juego de suma cero, la base de la desigualdad expansiva, deje de tener primacía.

Afortunadamente, el 13vo plan quinquenal chino, a través de la simbiosis económica propia de la globalización y el dinamismo y la riqueza creada por la docena de los planes estratégicos anteriores, tiene la capacidad de elevar el nivel de vida a nivel global.  

Esperemos que surjan líderes con visión para crear innovaciones industriales y comerciales eficientes, capaces de llenar los vacíos dejados por el cambio en la estrategia de producción del gigante asiático.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad