El Celler de Can Roca, la fuerza de los valores para ser el número uno

08 de junio de 2015 (19:28 CET)

Cuánta literatura, seminarios, conferencias y talleres para definir la misión y la visión de una empresa u organización. Cuántas presentaciones con citas de profesores de Harvard y power points con metáforas plagiadas para explicar los nuevos estilos de liderazgo o la innovación en la organización del trabajo. Cuántos libros de autoayuda en las estanterías que relacionan la importancia de generar compromiso con el éxito en las organizaciones. Cuántas declaraciones y discursos de cargos públicos sobre la prioridad de la formación permanente de los trabajadores o de convertir al ciudadano (cliente) en el centro de su razón de ser.

Sin ir más lejos, tenemos aquí, en Girona, uno de los mejores ejemplos de la excelencia en una organización como es El Celler de Can Roca. El mejor restaurante del mundo.

¿Qué explica esa excelencia y dónde están las razones y el secreto de su éxito? Si lo quieren saber lean el libro 'El Celler de Can Roca: generando valor en empresas de servicios', editado hace pocos meses por Librooks.

Lean el libro y conocerán un caso real en el que se muestra la importancia de saber valorar la tradición, como han hecho Jordi, Joan y Josep Roca. Cuidaron y respetaron el restaurante de sus padres: "no quisimos tocar el restaurante de nuestros padres por no originar un conflicto creando dos mundos que a la postre serían problemáticos". Comprobarán el valor de la humildad a la hora de construir la cooperación y la confianza con los proveedores como la mejor garantía de fiabilidad y calidad del producto.

El Celler de Can Roca es una experiencia real y cercana, un negocio tan material como es dar de comer a los demás. Enseña la importancia de invertir en innovación e investigación, con hechos tan reales como son las 12.000 horas dedicadas el pasado año. Nos muestra que la base de todo proceso de innovación es el inconformismo permanente. El inconformismo que permite promover el conocimiento interno y el intercambio de experiencias, activar el cuestionamiento de los  procesos y de los conocimientos adquiridos y provocar en la organización un estado de aprendizaje permanente.

Las razones que explican el éxito de este proyecto son muchas y profundas. Pero de todas ellas, la principal es el estilo de liderazgo y la gestión de las personas, que unido a un objetivo compartido constituyen  las bases imprescindibles que precisa todo Equipo de Alto Rendimiento. En algunas ocasiones, como en este caso, es tan simple como ser fiel a tus principios, tus orígenes y a lo que has aprendido de tus padres.

El liderazgo de los hermanos Roca conforma una dirección compartida por los tres desde la que afirman: "Tenemos la suerte de tomar las decisiones los tres y por unanimidad, tenemos que convencernos a nosotros mismos". Los tres opinan y colaboran en todo el proceso de generación de valor, a la vez que las responsabilidades están claramente determinadas: Joan en la cocina, Jordi a los postres y Josep en bodega.

Como en todo proyecto lo determinante para el resultado es cómo son tratadas las personas que lo componen y trabajan en él. Su éxito no se entendería sin su organización del trabajo y su gestión de las personas. Su excelencia no se entendería sin su arraigada filosofía de promover la participación de todos sus trabajadores más allá de la función o escalafón que cada cual tiene en la empresa.

Leyendo el libro de Carles Cabrera se entienden muy bien los porqués, las razones y el como una empresa familiar ha podido llegar a ser el número uno del mundo en su sector. Vemos como la razón principal, la que nos permite entender esta hazaña, la encontraremos en la fuerza que puede llegar a tener la visión y los valores en una empresa u organización.

Cuando esos valores, el ADN, como lo definen Jordi, Josep y Joan, son algo más que buenas palabras e intenciones. Cuando son valores compartidos, se obtienen resultados inalcanzables. Ya se definieron así hace 30 años en toda una declaración de principios: "Restaurante de estilo libre, de cocina en libertad, comprometida con la vanguardia, sin renunciar a la memoria de las diversas generaciones de antepasados de la familia dedicadas a dar de comer a la gente". 


Joaquim González Muntadas es director de Ética Organizaciones SL
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad