El Banco Europeo de Inversiones, el gran coloso de la banca multilateral

25 de febrero de 2015 (20:53 CET)

El coloso del mundo bancario multilateral, el Banco Europeo de Inversiones, con sede en Luxemburgo, acaba de anunciar que cumplirá con la promesa de movilizar 180.000 millones de inversiones adicionales en Europa para marzo 2015 debido a un incremento del capital en 2013.

Este megabanco público fue creado en 1958 bajo el Tratado de Roma y tiene como objetivo el fomento de la cohesión y la integración europea. Es una institución pública guiada por una estrella polar eminentemente política, en el sentido más amplio del término.

Cerca de un 90% de los proyectos financiados por el BEI son proyectos europeos, aunque un 10% de los fondos se destinan a financiar proyectos de todo el mundo que avancen los amplios objetivos del organismo bancario.

Este coloso de las instituciones financieras internacionales goza de un rating AAA por Standard & Poor's, Moody's y Fitch, basado en gran parte en la calidad sobresaliente de sus activos y la gestión conservadora del riesgo. Siendo financieramente autónomo, el dinámico BEI recauda fondos en los mercados financieros y de capital, principalmente a través de emisiones de bonos, haciendo buen uso de su impecable rating.

Los accionistas del Banco Europeo de Inversiones son los 28 países miembros de la Unión Europea. Los estados miembros de la UE son plenamente elegibles para las operaciones de financiación del banco, sin que se aplique ningún tipo de cuotas geográficas o sectoriales. La participación de cada Estado miembro en el capital del banco se basa en su peso económico dentro la Unión Europea (en términos de PIB) en el momento de su adhesión.

Los cinco accionistas mayoritarios del BEI son Alemania, Francia, Italia, Gran Bretaña con 39.195 millones cada uno en participación, seguidos por España, con unos 23.517 millones.

Los préstamos anuales del BEI han aumentado de unos 10.000 millones en 1988 a 71.700 millones en 2013. Asimismo, el capital bancario ha experimentado una alza impresionante, de 30.000 millones al inicio de la década de los 90 a 243.000 millones el 1 de julio del 2013. Estos datos demuestran que este megabanco es uno de los jugadores mas importantes en materia de desarrollo, aunque menos glamuroso y famoso que el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Actualmente, el BEI tiene en consideración varias líneas de crédito a intermediarios para la otorgación de préstamos a medianas y pequeñas empresas en España. Ibercaja, Caixabank, BBVA y Deutsche Bank son algunos de los intermediarios en consideración. Algunas líneas de crédito a través del Santander y de Bankinter ya han sido aprobadas. Cabe destacar que el volumen más grande en préstamos para inversiones a largo plazo se ha destinado a España.

Dado el volumen de los fondos que se manejan y la excelencia de la gestión y el conocimiento disponibles, proponer proyectos que beneficien la creación de empleo e infraestructura necesarios es un gran paso para salir, como el ave fénix, renacidos de la crisis.

 

Rosy Milene Meza es abogada y doctora en jurisprudencia estadounidense

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad