El banco catalán de Berlusconi gana 30 millones

02 de julio de 2013 (21:05 CET)

El grupo financiero Mediolanum (ex Fibanc) logró el pasado ejercicio un beneficio récord de 30 millones de euros, frente a los 6,8 millones de 2011. El patrimonio administrado subió un 13% y alcanzó los 1.850 millones.

La entidad cuenta con 35 puntos de atención al cliente en España, emplea a 210 personas y presta servicio a 79.000 clientes. El plato fuerte de la casa son los 600 profesionales externos, que constituyen una de las más importantes redes comerciales del país.

Mediolanum posee unos recursos propios de 180 millones. Su índice de mora está contenido en el 2,95%, frente al 10,44% del sector.

En 2012, Mediolanum hubo de constituir una provisión de casi 12 millones por diversas contingencias judiciales, entre ellas una del Tribunal Supremo, que le condenó como responsable subsidiario por un delito cometido por uno de sus clientes, y otra por haber sido señalado como posible responsable por dos casos de presunto fraude a clientes, por parte de otras entidades.

Mediolanum se fundó en 1989 por iniciativa de Carlos Tusquets Trías de Bes y otros socios, a quienes el Banco de España obsequió con una de sus raras licencias. La sede central de la entidad se encuentra en la Diagonal barcelonesa, frente a las torres color azabache de La Caixa. Se trata de un palacete neoclásico que el banco compró en 1995 al hotelero Juan Gaspart por 3 millones de euros. Gaspart, a su vez, lo había adquirido siete años antes a la familia Abadal, por 500.000 euros.

En el año 2000, Tusquets y sus socios vendieron el grueso de sus paquetes al italiano Mediolanum por 120 millones de euros. Años después Mendiolanum, participado por Silvio Berlusconi, redondeó la faena adquiriendo el resto de los títulos. Tusquets se ha mantenido como presidente.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad