El 'Abc' y la Catalunya que pesa

El 'Abc' y la Catalunya que pesa

El 'Abc' y la Catalunya que pesa

Bieito Rubido, gallego y periodista listo, charló en el Círculo Ecuestre sobre el diario que dirige y sobre Catalunya. Lo hizo bien, sin leer una sola línea, con frescura oratoria y una claridad expositiva y de ideas envidiable. Valía la pena escucharle aunque sólo fuera por anécdotas como aquella en la que durante una visita a la Zarzuela el Rey le pidió que “cuidara” a los catalanes.

No engañó. Se reafirmó en los valores monárquicos, católicos y de liberalismo político del Abc. Sobre el periodismo y los medios de comunicación subrayó un perogrullo, que a la crisis global hay que sumar la transformación del sector. Luego sí que abundó en los problemas inmediatos que afrontar: la crisis de valores de la propia profesión, la nula rentabilidad de las empresas de comunicación y los cambios de uso en el consumo informativo.

Sobre Catalunya no tuvo dudas (“no vengo a quedar bien”, dijo): nada de catalanizar España como propuso Esperanza Aguirre en ese mismo foro (“hay personas que no se atreven a decir lo que piensan. Y si lo haces, te llaman fascista. Eso no es un modelo exportable”); vale ya de ver al rey desnudo y no decírselo (en referencia a los silencios cómplices de una parte de los catalanes); y, luego, no tuvo el más mínimo recato en recordar que lo que hacen a diario Mas, Junqueras y Homs es percibido al otro lado del Ebro como un llamamiento permanente a la confrontación.

Pidió el imperio de la razón frente a la Catalunya sentimental. Esa fue la única crítica que algunos nacionalistas presentes le hicieron en los pasillos: la política también nace de los sentimientos.

De Galicia a Madrid por la vía periodística, Bieito espera jubilarse, pagar sus impuestos y llevar su solidaridad a algún lugar del sur de España, según dijo. Es obvio que pese a sus elogios a la Catalunya del pasado, la Catalunya actual le pesa en lo político. Supuraba en sus palabras. Un sentimiento que ayer fue compartido por casi la totalidad de los asistentes.Este artículo no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Economía Digital y sus accionistas.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad