¿Efecto Roca?

15 de septiembre de 2015 (20:23 CET)

El fichaje de Roca viene a ser, para Unió, como un refuerzo en el mercado de invierno para aquel equipo que está en zona de descenso al llegar la mitad de la temporada.

Miquel Roca, padre de la Constitución, militante de CDC, no apoyará el 27 a la lista de su partido, Junts pel Sí. En realidad no tendría que ser noticia que un padre de la Constitución no apoye a un partido que quiere cargarse la constitución.

¿El apoyo de Roca a Unió qué efecto tendrá?

Si los de Junts pel Sí son listos intentarán silenciar el desmarque del que fuera mano derecha de Pujol durante más de dos décadas. Si no lo son, saldrán en tromba a criticarle y dirán de él cosas terribles como, por ejemplo, que piensa más en su bufete que en Catalunya.

No veo porque lo que interesa a Catalunya y al bufete de Roca, uno de los grandes despachos de abogados a nivel nacional e internacional, tiene porque ser incompatible, pero ya aparecerá quien si lo vea así.

Si yo fuera una terminal mediática gubernamental (me refiero al gobierno central) airearía la toma de posición de Roca a los cuatro vientos. Roca no es un Don nadie. Hombre inteligente, trabajador, moderado y pactista, representa mejor que nadie el posibilismo y el acuerdo constante. Para muchos catalanes CiU ha estado representada en Madrid por Roca y luego por Duran. Del resto cuesta más acordarse.

Posiblemente Roca no conseguirá votos ni para el PSC, ni para el PP ni para C's, pero puede conseguir algo fundamental, que votos del Junts pel Sí pasen a Unió y con ello de un lado de la trinchera al otro.

En una campaña en la que Catalunya sí que es pot puede pegarse un batacazo por su indefinición entre el Si y el No, la CUP y el PSC salen reforzados de esa indefinición, incluso, en menor medida, el PP y C's. Ahora bien entre aquellos que en el fondo de su corazón quizás sean independentistas pero saben que, usando la razón, la separación es una insensatez que nos condena al empobrecimiento y la irrelevancia, el paso de Roca puede ser… debe ser un elemento de reflexión.

Además la toma de posición de Roca tiene otro efecto, Unió se había convertido en un riesgo para el No y, en consecuencia, en un caballo de Troya para el Sí. Las decenas de miles de votos que obtenga Unió, si esta no llega al 3% en la provincia de Barcelona, engrosarán directamente las filas del sí al ser votos perdidos, sin representación parlamentaria.   

Al igual que García Albiol tiene como misión llevar hasta el colegio electoral al votante que siente y piensa como él pero es un abstencionista contumaz, la toma de posición de Roca debe tener como resultado ser el antídoto del acto realizado por los firmantes del Manifest del Far y todos aquellos que sostienen que la independencia económicamente nos conviene.

No olvidemos nunca de que esta no es un partida igualada. Si Junts pel Sí y la CUP obtienen mayoría se nos negará la condición de españoles a millones de catalanes que de repente nos convertiremos en expatriados en nuestra propia tierra natal. Si ganan los partidos contrarios a la independencia, los que se sienten solo catalanes podrán conservar su condición. Paradójicamente una ley española les ampara.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad