Dos empresas de éxito: Desigual y Mercadona

19 de diciembre de 2013 (18:56 CET)

En medio de noticias macro que apuntan a la salida de la crisis. La mirada micro nos lleva hoy a ver el mundo de la empresa de aquí, que triunfa y que ha se ha desarrollado exitosamente en la última década.

Para empezar, y con la visión del enfoque de marketing, la satisfacción de los clientes es el primer objetivo de las dos empresas, utilizando su marca como punto de diferenciación y aportación de valor. Aunque no lo parezca, las dos empresas tienen muchas cosas en común y tienen que demostrar cada día su capacidad en generar nuevos recursos con grandes esfuerzos personales y organizativos.

En las dos destaca una inmensa fuerza en expansión y crecimiento. La primera en los mercados internacionales. A través de la intensidad de trabajo, son capaces de conseguir ventajas con el apoyo de nuevas fuentes de inspiración, técnicas e innovaciones. El círculo virtuoso del éxito tiene detrás un modelo ganador que se alimenta de las energías y resultados de momentos anteriores.

Nada es gratis y el esfuerzo para conseguir resultados positivos pide capacidades extraordinarias y actitudes de emprendimiento en toda la compañía. Un los mayores problemas con que se enfrentan la mayoría de los gestores empresariales es que el exceso de trabajo diario limita las posibilidades para conseguir una visión clara del entorno de su empresa. ¿Cómo conseguir que cada trabajador tenga una visión clara en que su aportación?

Es un objetivo imprescindible en cualquier modelo de gestión y funcionamiento empresarial. Las unidades de creación de valor están formadas por personas que dedican sus esfuerzos profesionales a aumentar su aportación.

Mercadona por ejemplo, ha firmado un convenio colectivo con los trabajadores por un período de cinco años a partir del 1 de enero de 2014. Ha creado un marco laboral que apuesta por la estabilidad de los puestos de trabajo, la formación continua de los empleados y la conciliación de la vida laboral y familiar. El aumento de la productividad del período 2010-2013 en Mercadona ha sido del 8% y se crearon 12.000 puestos de trabajo estables.

Una investigación universitaria reciente analiza el comportamiento de las empresas de distribución en temas de formación continua y su relación positiva con la innovación. En Mercadon,a la formación continua forma parte de la cultura organizativa, participante del círculo virtuoso del éxito mencionado antes.

Desigual, por ejemplo, dice que tiene 20.000 empresas dentro la empresa. Que es el resultado de multiplicar el número de canales, países y categorías de productos en los que está presente. Con la visión de "trocear el negocio", se consigue divulgar cada unidad distributiva --tienda propia, tienda multimarca o corner en gran almacén o centro comercial--, la visión de aportación de valor y su importante actividad.

El enfoque en la marca y no en el precio le obliga a ser diferente y aplicar el lema La vida es chula. Con un claro estilo de moda fresca y de diseño exclusivo consigue, desde hace más de 10 años, una presencia y desarrollo que sitúa a la empresa en un posicionamiento de éxito único. Por ejemplo, sus ventas por Internet son muy superiores a las de cualquier compañía: actualmente se sitúa en el 12% y tiene como objetivo llegar pronto al 30%. Estar presente en 109 países da a Desigual una perspectiva de trabajo e innovación de mucho éxito que le permite continuar mejorando su oferta centrada en el consumo urbano y también de turistas.

Repetir que las empresas son el motor de la economía no tendría sentido si no fuéramos avanzando con experiencias positivas que nutren las actividades futuras. El consumidor pide cada día cosas diferentes, por que él es diferente. Adaptarse al cambio significa continuar picando piedra cada día para que el edificio tenga solidez sostenible.

¡Felices fiestas!
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad