Declaran culpable la quiebra de la bodega Palacio de Arganza

28 de enero de 2014 (19:15 CET)

Los caminos de la Justicia son insondables y, a veces, transitan por unos vericuetos fascinantes. Un juzgado de primera instancia de León ha resuelto declarar culpable el concurso de acreedores que la bodega Palacio de Arganza presentó en el año 2010. La providencia del juzgado implica dos consecuencias. La primera, que el que fuera administrador, don Daniel Vuelta Fernández, habrá de responder con su patrimonio particular del 66,6% de las deudas generadas y pierde todos los derechos que tuviera como acreedor. El segundo, que se inhabilita al propio Daniel Vuelta para administrar bienes ajenos durante un período de diez años, es decir, hasta el 17 de enero de 2023.

La Justicia ha hablado y ahora sólo cabe cumplir a rajatabla la resolución del señor juez Pablo Arraiza Jiménez. Lo malo es que eso no va a poder ser, debido a una razón de mucho peso. Y es que Daniel Vuelta ya no pertenece a este mundo de los vivos. Por desgracia, falleció en noviembre pasado, tras sufrir una larga enfermedad.

Las bodegas Palacio de Arganda, elaboradoras de los tintos Señorío de Arganza, se fundaron a comienzos del siglo XIX en Villafranca del Bierzo (Castilla y León). Vuelta, hijo de un agricultor de San Andrés de Montejos, compró el palacio y las bodegas en 1964. A él le cabe el honor de haber contribuido sobremanera a prestigiar los vinos bercianos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad