• Síguenos:

De risas por el mundo...

Sin título
Tarde o temprano tenía que pasar. Tener como primer ministro a alguien como Zapatero no podía dejarnos impunes. De momento, por lo menos, las críticas internacionales se dirigen a sus ridículas afirmaciones y dejan de lado al pobre españolito medio que bastante ya tiene con seguir viviendo. Que merecen crítica todos es cierto. Gobierno oposición, bancos, pisitófilos, hipotepófagos, especulópatas y periodistas son responsables de este cuadro siniestro, pero no cabe duda que el campeón de los despropósitos es uno y en Europa se dieron cuenta hace algún tiempo.

Mientras el susodicho anunciaba que España entraba en la Champions League de la economía mundial, que superaba en PIB a Italia y que se proponía superar el de Francia, media continente se indignaba y con razón. España construía más pisos que Alemania, Francia, Italia y Gran Bretaña juntos, había logrado un crecimiento a costa de unos fondos de cohesión que nos daban esos a los que pretendemos dar lecciones de estructura económica.

No podía quedarse en nada que durante dos años el jefe negara la existencia de la crisis, la pretendiera disfrazar de desaceleración y que después, cuando a él le vino bien, la acelerase adecuadamente. No podía ocultarse tanta ineptitud después de no acertar un solo pronóstico... Leer más...

Marc Vidal

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad