Cuatro apuntes sobre nuestra olvidada prima de riesgo

05 de noviembre de 2012 (17:12 CET)

El rescate

El presidente Rajoy rechaza el rescate, sin embargo, es incapaz de llevar la prima de riesgo a los niveles en que asumió la presidencia (292 puntos básicos a 5 de diciembre de 2011). Hasta ahora, el único que ha conseguido rebajar la prima ha sido Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (de 632 puntos a 23 de julio de 2012 a los 421 actuales), ya sea por la credibilidad del personaje o porque tiene la manivela de la máquina de imprimir estampitas del mapa de Europa.

¿Hasta cuando resistirá Rajoy para pedir el rescate? Hasta el límite. En su contra tiene la demostrada incompetencia de su gobierno en la contención presupuestaria y entre críticas del Banco de España, se anunció que a cierre de septiembre, el déficit acumulado del Estado era de sólo 6 décimas inferior al presupuestado para todo el año. A su favor: que nadie garantiza que los hombres de negro, gestionen mejor que Montoro, Wert y compañía, y como muestra están las primas de Portugal (716 puntos básicos) o Grecia (1.676 puntos básicos).

La independencia


Al mundo financiero internacional le importa un comino (de 418 puntos a 12 de septiembre de 2012 a los 421 puntos básicos actuales) la independencia de Catalunya (y la no independencia también).

La muestra es que la prima de riesgo apenas ha notado el encendido debate que en estos momentos ha emprendido la brigada brunete mediática española (y la catalana). Las dos explicaciones que recibo son: 1) La ven como una situación improbable 2) La división en dos de un Estado hiperendeudado, en plena recesión y con un paro estratosférico no mejorará la situación global de las dos partes sumadas (ni la empeorará).

Las ventas a corto


Mucho se ha hablado de las ventas a corto, que para el que no lo sepa, son ventas de un activo financiero que hemos alquilado, y que posteriormente recompramos a un precio menor (o mayor) para devolverlo a su propietario.

El beneficio (o pérdida) radica en la diferencia de precio entre lo que hemos cobrado por vender y lo que hemos pagado por comprar más tarde, restado el alquiler. Pues bien, aunque pueda parecer que la prima de riesgo se ha beneficiado de esta prohibición (de 638 puntos a 24 de julio de 2012 a los 421 actuales) y empeoró cuando no existía dicha prohibición (de 308 puntos el 8 de febrero de 2012 a 610 puntos básicos el 20 de julio de 2012) lo cierto es que la prohibición de ventas a corto no la afectaba. Ya que las ventas a corto se han prohibido sobre determinados valores bursátiles (en España) y nunca sobre los títulos de deuda pública.

Existen varios estudios como este de la CNMV que concluyen que los beneficios de la prohibición no superan los perjuicios de la liquidez que ésta causa en el sistema y sólo retrasan (no impiden) la corrección de los valores cotizados prohibidos. Sin embargo, la CNMV ha seguido prohibiendo de forma intermitente las ventas a corto para determinadas acciones y nunca para los títulos de deuda pública (como hizo Alemania en mayo de 2010 por ejemplo). Si la prohibición funciona, ¿por qué no la extienden al mercado de bonos para evitar que suba la prima? Y si no funciona, ¿para qué la recuperan de forma intermitente para las acciones?

El 'banco malo'


Pese a las autorizadas voces que llevan años desgañitándose, pidiendo un banco malo, su creación ha llegado tarde y mal. Mal porque ahora, después de tantas fusiones, las entidades que quedan están contaminadas, el crédito a las empresas y familias es inexistente y nadie se fía de nadie en el sector financiero.

En cuanto a la forma, parece que el Estado intentará a toda costa tener menos del 50% (para evitar que sus pérdidas se añadan a los ya maltrechos déficit y deuda públicas). Y ello hace que pensemos... ¿de qué sirve un banco malo privado que va a absorber todos los activos devaluados inmobiliarios de la banca si sus propietarios siguen siendo la misma banca? Pues bien, pese a todos estos problemas, la prima de riesgo ha tenido un descenso considerable justo después del anuncio (de 552 puntos el 31 de agosto de 2012 a 408 puntos básicos el 14 de septiembre de 2012).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad