ChemMed Tarragona, algo más que palabras

04 de marzo de 2014 (19:29 CET)

En noviembre de 2011, en el Aula Magna del Campus Catalunya de la Universidad Rovira i Virgili, se firmó un Memorando donde se recogía el compromiso de impulsar la creación del clúster de la Industria Química en Tarragona. La iniciativa se firmó por parte del presidente de la Patronal Química de Tarragona (AEQT), el presidente de la Autoridad Portuaria de Tarragona, el presidente de la Asociación de Empresas de Servicios de Tarragona y los secretarios generales de los Sindicatos Intercomarcales de la Industria Química (FITEQA CCOO y FITAG UGT), el Patronato del Centro Tecnológico de la Química de Catalunya, el Instituto Catalán de Investigación Química, la Universidad Rovira i Virgili y la Asociación Polo de Conocimiento Catalunya Sur.

Con el objetivo común de sumar esfuerzos y voluntades, cada uno desde su ámbito, ha trabajado para desarrollar las múltiples capacidades de una realidad económica e industrial como es el polo químico de Tarragona y sus servicios industriales auxiliares, y poder responder, desde la ciencia, la tecnología, la formación y la innovación, a las exigencias cada vez mayores de la extrema competencia internacional.

El próximo 28 de marzo en el Palau Firal i Congressos de Tarragona, con la presencia de todos los protagonistas, se presentará el resultado del trabajo: el ChemMed Tarragona, un ejemplo para la Industria catalana y española. Un buen ejemplo también en el contexto político que vivimos, caracterizado por el escaso diálogo social e institucional. ChemMed Tarragona es un buen ejemplo de los frutos y resultados que puede aportar la cooperación institucional, tan necesaria y también tan escasa en nuestras tierras, porque en demasiadas ocasiones prima la exaltación de las diferencias, que terminan por arruinar proyectos debido a los enfrentamientos y las disputas electoralistas entre administraciones.

ChemMed Tarragona muestra que sólo la suma de esfuerzos puede aspirar a alcanzar grandes metas, como potenciar el crecimiento de nuestra industria química y los sectores asociados, que son generadores de la riqueza, el conocimiento y el empleo cualificado que tanto precisa nuestra economía.

La cooperación social, económica e institucional es imprescindible para garantizar las inversiones públicas en infraestructuras, tan necesarias como el tercer carril o el eje mediterráneo, y optimizar los costes energéticos. Cooperación también, para fomentar la formación y las necesarias mejoras logísticas, académicas y científicas.

ChemMed Tarragona es la apuesta para atraer y generar nuevas actividades de alto valor añadido en Tarragona, es la realidad de un clúster industrial químico, un hub estratégico del Mediterráneo y un nodo logístico de primer nivel, que aportará mejoras competitivas muy importantes y muy necesarias y reforzará lo que hoy es el polo químico con 10.000 empleos directos estables y de calidad y cerca de 30.000 inducidos. Se trata del polo químico más importante del Sur de Europa que representa el 25% de la industria química española y produce cerca del 50% de plásticos de todo el Estado, el 60% de cuya facturación es para la exportación, ocupando el 60% del tráfico marítimo del Port de Tarragona.

Un Polo Químico consciente de que el futuro exige superar el viejo concepto de gestión de plantas o unidades de producción aisladas, como sus empresas lo han demostrado mediante la cooperación en relación al medio ambiente, la seguridad, la salud y la formación profesional. La Industria Química de Tarragona ha sabido convivir con su rico entorno turístico, agrícola y pesquero y ningún futuro proyecto, como el BCN Word que se está discutiendo estos días, debería poner en cuestión este equilibrio y su futuro industrial.

Mucho se escribe últimamente sobre política industrial y la necesidad de cambio del modelo productivo, sobre la necesidad que tenemos de empleo cualificado, de la necesidad de promover alianzas empresariales, y de la urgencia de derribar las altas barreras entre la universidad y la empresa y en la formación dual. De todos estos temas podemos recibir buenas referencias y ejemplos desde la Industria Química de Tarragona, empezando por el muy valioso trabajo colectivo que hace realidad ChemMed Tarragona. Esto es política industrial, y por esto, es algo más que palabras repetidas.

Joaquim González Muntadas es director de Ética de Organizaciones
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad