Barclays arroja la toalla como banco de inversión

12 de mayo de 2014 (16:44 CET)

Barclays, uno de los bancos europeos más infracapitalizados de cara al nuevo marco regulatorio de resolución, ha decidido dar un giro a su negocio y poner orden en algunas de sus actividades. La compañía ha conseguido unos resultados muy negativos procedentes del negocio de banca de Inversión que presentó un recorte del 28% debido, fundamentalmente, al mal comportamiento (-41%) del negocio de renta fija, divisas y materias primas (FICC).

El sesgo de Barclays hacia banca de inversión, no solo hace al banco más volátil en resultados, sino que supone un riesgo de cara a futuras regulaciones, lo que hace más atractivas la deuda subordinada a nombres como HSBC, Lloyds RBS.

Entre las contundentes medidas adoptadas para sanear la entidad está la creación de “Barclays Non-Core”, división en la que se incluirán los activos y negocios que Barclays considera que debe progresivamente vender o abandonar.

A la vez, llevará a cabo una reducción de su plantilla en 14.000 empleados a lo largo de 2014 (la anterior cifra anunciada en febrero era de 12.000). En concreto, en el área de Banca de Inversión se producirán recortes de 7.000 empleados de aquí a 2016. Por otro lado, el peso de la división de Banca de Inversión se verá recortado desde el actual 50%, hasta un 30% del total de los activos ponderados por riesgo (RWA) del negocio core.

Y dentro de ese reajuste del negocio, el banco británico ha confirmado su interés por vender sus actividades en el sur de Europa, entre las que destaca España. Barclays España tiene 270 sucursales, 2.200 empleados y unos 23.000 millones de euros en activos (un 40% del tamaño de Bankinter) y el valor en libros de la división es de 1.500 millones de euros. A título de rumor, Bankinter y Popular aparecen como posibles compradores.

En los últimos años, Barclays se ha visto involucrado en todo tipo de escándalos internacionales de carácter financiero entre los que cabe mencionar la manipulación del Libor (tipo de interés de referencia) a petición de traders de la City y, lo que es más grave, con una cierta connivencia de las autoridades bancarias inglesas.

Además de formar parte de un cártel para manipular los mercados durante 2005-2010 --tanto el Euribor como el Tibor-- referencias del tipo de interés, aplicado en el mercado interbancario a numerosos productos financieros, afectando a millones de clientes cuyas hipotecas estaban vinculadas a esas referencias y de la que fue exonerado por delator, o por manipular los precios de la energía en California y otros mercados del oeste del país, entre noviembre de 2006 y diciembre de 2008.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad