Baños, el candidato de González, Valls y Abad

14 de septiembre de 2015 (20:50 CET)

Pablo Iglesias dijo ayer que sus votantes vivían en el Carmel y los del Junts pel Sí en Pedralbes. Con todo respeto no se entera. En Catalunya hace tiempo que los que cortan el bacalao son independentistas y la gente corriente no. El PP o Cs sacan más votos en Nou Barris, Llefia (Badalona) o Rocafonda (Mataró) que en Matadepera o Valldoreix.

El debate sobre el apoyo empresarial y las evidentes consecuencias de una posible independencia es de las pocas cosas que se estaba escapando del férreo control de la bien engrasada  maquinaría de agitación indepe, así que tocaba reposicionar el tema. Tras el manifiesto de un conjunto de organizaciones diversas, que todas juntas ostentan alrededor de algo menos de un 20% de la representatividad empresarial, vino ayer un manifiesto de 50 empresarios (publicado en La Vanguardia) y el lanzamiento del hastag  #EmpresarispelSi.

La defensa de cierto empresariado de las posiciones de Junts pel Sí solo se entiende como muestra de solidaridad personal a un amigo o el pago de favores a cambio de las ayudas y que las empresas u organizaciones que presiden estas personas hayan podido recibir.

Parte de la lista de Junts Pel Sí fueron líderes del tripartito que trituró la economía catalana y actúo en el mundo empresarial de forma más sectaria, incluso que el nacionalismo clásico. Baños y la CUP son los aliados de Mas y Junqueras. Cuando se hizo la lista única se afirmó: Desde fuera, la CUP suma más. Cuando se habla de bloques la CUP computa junto a Junts pel Sí

¿Los líderes empresariales a favor de la independencia prefieren de verdad a Baños que a De Guindos ¿Comparemos las dos posiciones? Hoy Baños ha declarado en La Vanguardia que la Unión Europea es un monstruo del que hay que salir y el Euro hay que abandonarlo. Por su parte, el TC ha suspendido la Ley que ponía en marcha la creación de una agencia tributaria catalana y ha suspendido también  la aplicación de un tributo sobre contenidos audiovisuales.

¿Qué empresario en sus cabales prefiere a un líder antieuro, anticapitalista, antiglobalización  y anti todo en vez de un gobierno que evita la fragmentación del mercado interior o lucha para evitar la imposición de nuevos tributos?

Fernández Teixidó ha sido apartado de un manotazo, Sánchez Llibre está en Unió, en Junts pel Sí sólo acusan a los de enfrente de realizar política del miedo pero la realidad es que ellos, incluso desde los independentistas más convencidos, reconocen que en mayor o menor medida "habría caída del PIB, inicios difíciles o cierto nivel de boicot comercial". Incluso Mas dijo ayer a Ana Pastor en la Sexta que transitoriamente podríamos quedar fuera de la UE.

Durante largo tiempo fue un argumento decir que independizarse sin saber qué modelo de país, gobierno o sociedad nacería de la Catalunya separada era muy arriesgado. Ahora ya tenemos datos: El proceso hacia la ruptura, apuntan todas las encuestas, sólo proseguirá con la suma de diputados de Junts pel Sí y la CUP.

Como en todo pacto de gobierno o acuerdo de investidura, el programa de la formación política que facilite la formación de gobierno debe ser atendido. En Catalunya, pues, si Junts pel Sí y la CUP suman 68 escaños camina hacia un gobierno anti todo, la lectura del programa de la CUP tiene como su claridad de propuestas: toda personas o ente con vocación de crear riqueza es sospechoso.

Todos los simpatizantes con el hastag #EmpresarispelSi con Abad, Valls y González al frente, ven con buenos ojos la futura gobernanza de Baños. Allá ellos. Pronto podrán hacer un nuevo hastag #ExempresarispelSi
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad