Asean, ¿volveremos a llegar tarde?

13 de mayo de 2014 (19:17 CET)

Es de todos reconocidos que la empresa española llegó más tarde que sus socios europeos al mercado chino. Y este hecho tenía toda su lógica, ya que las empresas españolas iniciaron sus procesos de internacionalización focalizándose en sus dos mercados naturales: por un lado, la Unión Europea y por otro, los países de América. De hecho nuestra posición en los países americanos es envidiable para muchos países europeos.

Mientras nuestras empresas se internacionalizaban en estos dos mercados tan importantes, gran cantidad de empresas europeas vieron el potencial de China y allí fueron. Cuando las empresas españolas empezaron a desembarcar en China se encontraron que ya había otras muchas empresas compitiendo con ellos y que, el factor idiomático y cultural que tan bien nos había ido en América, en este caso no existía.

Así, nos hemos encontrado que recuperar esos años “perdidos” en China nos ha costado y, si bien, las empresas españolas están haciendo enormes esfuerzos, todavía queda mucho por hacer. Nos encontramos con la región económica del sudeste asiático (Asean) que engloba a más de 600 millones de habitantes y una de las zonas de mayor crecimiento actual y futuro. Lo engloban países como Filipinas, Tailandia, Indonesia, Malasia y Singapur entre otros.

Las previsiones del Banco Asiático de Desarrollo indican que el crecimiento de la zona Asean en el 2014 será del 5% y en el 2015 del 5,4%. Dentro de los países del Asean, destaca Filipinas que es la economía más dinámica de la zona y que tiene una previsión de crecimiento del 6.7% en el 2015.

Precisamente es en el 2015 cuando los países de la Asean se convertirán en un mercado común por lo que no existirán aranceles entre los países miembros. Este hecho hace, que de cara al futuro próximo, esta región sea una de las más dinámicas del planeta.

Las empresas españolas no pueden desaprovechar esta oportunidad y llegar tarde
como nos pasó con China. Se trata de mercados en los que todavía no hay una presencia alta de empresas europeas y donde las grandes corporaciones locales necesitan el know-how, los productos y los servicios que nuestras empresas les pueden ofrecer.

¿Por dónde empezar? Sin temor a equivocarme, diría que Filipinas, básicamente por tres motivos. El primero sería el factor cultural. Filipinas fue parte de España durante unos 350 años y después fue colonia de Estados Unidos. Eso se nota. A pesar de ser un país asiático es de mentalidad occidental. Hay una corriente de simpatía hacia España y hacia su gastronomía, cosa que tenemos que aprovechar.

El segundo motivo sería el entorno para hacer negocios, ya que el idioma que se utiliza en los negocios es el inglés y el derecho que aplican se basa en el de Estados Unidos. No tendremos problemas con el idioma como podemos tener en otros países del entorno (incluido China).

Por último, y como se ha comentado anteriormente, se trata de la economía más dinámica de la zona y que engloba a 100 millones de habitantes.

En conclusión, Asia no es únicamente China e India, donde todo el mundo quiere entrar, sino que hay regiones como el Asean que ya han dado el pistoletazo de salida y no nos podemos dormir si no queremos llegar de los últimos. Ahora es el momento y está en nuestras manos.

*Ramón Soley Climent es socio de Barcino Advisers y de Dextal International
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad