Artur Mas, el fracasado

14 de enero de 2015 (19:00 CET)

Creía que durante estos meses había agotado los calificativos para el peor President de Cataluña de la historia, Artur Mas. Ya saben, el corolario de 300 años como mínimo, pero me he dado cuenta que al final el personaje no merece ni calificativos peyorativos. Es un individuo tan pobre, tan arcaico, tan ridículo, que en cierto modo llega a dar pena, mucha pena, después de estas últimas semanas.

Pensaba que el ínfimo nivel de Rodríguez Zapatero era insuperable. Pero Mas y Gavarró no sólo lo han superado sino que ha sido peor y lo han sobrepasado a gran velocidad. Mas hace tiempo que habla de libertad. Dice que no nos dejan votar y resulta que sólo quiere votar cuando cree que ganará. Hace tiempo que comentamos que siempre ha estado en la suyas manos convocar unas elecciones, pero el individuo se ha negado. Ahora a saber qué decide. ¿Qué es peor que un gestor inestable?

Quizás repasando su currículo podemos entender cómo ha llegado hasta aquí. Artur Mas siempre fue el perrito faldero de Pujol. Y una vez estos han desaparecido del escenario, ha sido incapaz de articular un sólo tema con coherencia. Creo que todavía le da vueltas a si Pujol le eligieron, precisamente, por su incapacidad para ver y enterarse de nada a su alrededor. Eso sí, se ha colado en todas partes. De camino, ha humillado el nombre de Cataluña y se ha beneficiado de un sueldo público inhibiéndose de sus funciones como President.

Porque, ¿alguien cree que Artur Mas ha gobernado? A lo sumo, ha paseado sus traumas, ha gastado su poco crédito, ha viajado a gastos pagados y ha puesto el cargo de President de la Generalitat en el nivel más bajo de calidad democrática de la historia. Sí, Mas ¡usted es un fracasado! Y esto lo puedo escribir porque es una democracia, no lo que quiere usted para su país mental.

Usted es simplemente un currículo mediocre a la sombra del poder, alguien incapaz de gestionar con eficacia cualquier actividad. Un tipo que sin la política y sin su vida de perrito faldero sería el mediocre portero de un hotel, de estos de los años 70, de Lloret de Mar. Al menos para algo le han valido los idiomas.

Pero peor todavía es su equipo, muchos pseudo periodistas incluidos --entre ellos, la "púbica TV3" sin ele, en Corea del Norte. Parece que estos están empezando a descubrir ahora que su gran líder no lo es. Abandonan el barco saltando como aquellos animales de cuatro patas, con los bigotes en punta tan característico. Es una vergüenza para un país, toda una vergüenza para una generación. Ojalá todos estos mujeriegos crecidos en los 80 desaparezcan de una vez del espacio político.

Esperamos, al menos, que el fracaso de Artur Mas sirva porque todos aquellos que han hecho de la política mediocre su vida, sus viajes y sus ingresos sean expulsados de sus honorarios públicos. Muchos diputados de CiU serán expulsados por las urnas. Y ya verán como no tendrán dónde ponerse. Muchos años viviendo de la nada. Lo peor es que quizás se tendrían que preocupar los porteros de los hoteles más baratos de Lloret de Mar. Muchos, como Mas, enviarán su currículo. Es el único trabajo para el que se ven capaces. Decir, en el mejor de los casos, "hola y adiós" en muchos idiomas. Es una lástima que no se hayan dado cuenta: esto no es política.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad