¡Ánimo Duran Lleida! Son muchos los 'atrapados'...

26 de octubre de 2013 (19:14 CET)

Jueves noche: Josep Antoni Duran i Lleida se confiesa en la televisión del Grupo Godó. Lo que debía ser fuego amigo en el programa de Cuní se acaba convirtiendo en disparos enemigos. En el ambiente hay preguntas para el lucimiento de José Antich, otras más periodísticas de Rafa Nadal y la impertinencia dialéctica y dogmática de Pilar Rahola. Todo macerado por el sobrevuelo permanente en la nave nodriza del capitán Josep Cuní.

Duran i Lleida se presenta acatarrado y con un aspecto casi depresivo, digno de las mejores gripes de la estación otoñal. Pero también aparece pusilánime. Hasta sorprende su sinceridad. Ha perdido vigor en el discurso político y se nota. Su confesión final es la mayor declaración de intenciones sobre el debate soberanista que inunda la política catalana: “Estoy atrapado, y como yo muchos en Catalunya”.

El diputado y líder de Unió Democràtica de Catalunya (UDC) acaba claudicando ante sus entrevistadores. Él, que siempre ha paseado con majestuosidad su capacidad política y un discurso templado, admite implícitamente el fracaso de sus ideas e intenciones en los tiempos que corren. A los pocos minutos, las redes sociales y twitter especialmente se llenan de referencias a sus palabras. Prevalecen las opiniones que certifican su muerte política, pero abundan los insultos y los tópicos: pesetero, ministrable, traidor a Catalunya...

Es curiosa la radicalidad que se ha instalado en el debate político catalán. Quienes habitaban la zona tibia de la sociedad parecen desaparecidos en combate. Tanto da referirse a Duran i Lleida, a la propia coalición en la que habita, al PSC, al empresariado... Osea, a la llamada gente sensata. La radicalización de las posiciones deja espacio mínimo al matiz, a la sutileza. Algunos se han inventado con vocación posibilista la llamada tercera vía, pero con escasa fortuna final. O será o no será, así parece dibujarse el futuro catalán.

La confesión de Duran i Lleida es justamente la sensación mayoritaria entre el mundo de los negocios y el llamado empresariado. Partidarios del diálogo, de la transacción, de la transversalidad, la que antes era la mayoría social hoy no sabe cuánto apoyo tiene ante el ruido radical del debate.

Él está atrapado, lo expresa con elocuente sinceridad. El problema es que Artur Mas también se halla en idéntica situación. La diferencia es que el Presidente prefiere mirar hacia otro lado ganando tiempo y acariciando su inclusión, aunque sea a modo de minúscula entrada, en alguna enciclopedia sobre la historia del país. Igual de atrapados están los socialistas catalanes (la perjudicial ambigüedad de la izquierda), o los representantes del PP (atrapados electoralmente por el mejorable gobierno que ejercen desde Madrid). Secuestradas están casi todas las fuerzas políticas que han gobernado y pactado el país desde el regreso de la democracia. Quizá sólo los extremos se muevan con libertad en el nuevo panorama, lo que dice mucho del triunfo de los mensajes nuevos, directos, frescos y no dubitativos. Y ahí es donde pescan votos y adhesiones ERC y C's.

Duran está atrapado, pero lo están también los valores que representa: el catalanismo político dialogante y la transacción. Ese era un simbólico activo que compartía con otras formaciones políticas. Su gestoría madrileña opera a medio gas porque desde la Administración central y las grandes empresas albergan todas las dudas sobre qué hacer: cerrar todos los grifos y provocar el choque de trenes o negociar lo que se pueda. Una situación ante la que los manejos de los hombres de CiU en Madrid pierden cualquier utilidad.

Un hombre de nuestro tiempo, el genial Steve Jobs, el gran impulsor de Apple, reflexionó así sobre cuestiones similares: “Tu tiempo es limitado, de modo que no lo malgastes viviendo la vida de alguien distinto. No quedes atrapado en el dogma, que es vivir como otros piensan que deberías vivir. No dejes que los ruidos de las opiniones de los demás acallen tu propia voz interior. Y, lo que es más importante, ten el coraje para hacer lo que te dicen tu corazón y tu intuición”.

¡Ánimo Duran!

TRATAMIENTO SEMANAL DE CHOQUE:

Supositorio matinal >> Leonard Carcolé, el que fuera controvertido director general de la Agencia Catalana del Agua (ACA) y uno de los pocos catalanes que conoce todas las claves de por qué extraños (y aparentemente ilegales) motivos se concedió la privatización del agua (ATLL) a Acciona, salió este mismo año del Govern de la Generalitat parece que huyendo despavorido. Quiso ocultar su destino, pero acabamos sabiendo que iba con los andorranos del grupo Heracles, propietario de varios negocios entre ellos la constructora Excover, que estos días ha presentado concurso de acreedores. Para ser una de sus primeras decisiones como director general no está nada mal...

Supositorio nocturno >> Entre los eventuales sucesores de Artur Mas en CDC siguen los preparativos. Son Felip Puig y Germà Gordó, dos consejeros del Govern de la Generalitat. Les separan muchas cosas, la visión más o menos cristiana de la vida, su diferente papel en los negocios de la organización, su proximidad o lejanía de la justicia, sus relaciones con el President... Pero les une el interés por ser los elegidos cuando llegue el momento. Ambos mantienen sus campañas personales activas y despliegan todos sus encantos frente a terceros. Les une, también, una opinión mejorable del otro. Y en eso hay reciprocidad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad