Aguirre-Cifuentes: la falsa pareja

29 de abril de 2015 (00:00 CET)

Cristina ahora discrepa del modelo sanitario utilizado por Aguirre y González. "Voy a incluir en el Servicio Público Madrileño a los seis hospitales" que construyó Aguirre y González quiso privatizar. La reacción ha sido rápida. No están privatizados totalmente. Críticas desde su partido. Que controla Aguirre. Te reúnes con los médicos, Cristina, y te inclinas demasiado. Sólo política. Eso eres.

Porque el pasado mes, en la Ser, la ex delegada mantuvo que no descartaba privatizaciones o externalizaciones en la sanidad para hacer sostenible el modelo. ¿De qué vas Cristina? De nada. Hablar y rectificar por mandato del partido. De peón de Moncloa para librarse de González. De parachoques contra la independiente Aguirre. De paracaidista en el PP madrileño. Eso dicen, eso cuentan.

Deja los hospitales tranquilos que ya piensa Aguirre en llenarlos. Meterá a los sintecho. Nada de dormir en la calle. Al hospital. Para eso los construí yo, debe pensar Aguirre. Para no perder tiempo los llevará Esperanza en su propio coche. Aparca donde quiere y se va por el carril del taxi sin obedecer a los agentes. Rápido, rápido, encerrarlos, que vienen los turistas, va a ser la orden de Esperanza.

La calle es de Espe. De la lideresa. Ni manifestaciones, ni grafitis, ni pobres, ni desahuciados, ni mendigos, ni suecas en minifalda…; bueno, éstas, si son turistas, que vayan como quieran. Pero el resto no. Quiero un Madrid limpio de impresentables. Sólo de ricos y trajeados. ¡Qué es eso de dormir en la calle! Si están en la calle que ayuden a los barrenderos, que hay pocos. A trabajar. Y a dormir, al monte.

Cristina y Aguirre. Esperanza y Cifuentes. Tanto monta. Marcan territorio, pero hay una zona que compartir. Malo. Algún cazo saltará por los aires. Ya lo han amenazado. Pero mientras andan a la greña se llevan las portadas de los periódicos. Eso pretenden. Eso consiguen. Nos espera un mes de guerrillas. Algunas serán divertidas.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad