Por un Gobierno estable

28 de febrero de 2016 (20:31 CET)

Un Gobierno estable, de amplia mayoría, donde los separatismos y radicalismos se excluyen ellos mismos. Un Gobierno estable que se ponga en marcha gracias a pactos generosos y flexibles. Pactos que deben representar, acuerdos, diálogos, consensos y voluntad de crear un nuevo proyecto de país. Mientras, el otro escenario posible y que la mayoría de los españoles no deseamos – unas elecciones anticipadas– sólo reflejaría el fracaso de no entender ni saber plasmar la voluntad de la sociedad española expresada en las urnas el pasado veinte de diciembre.

La última encuesta del CIS muestra que, de tener que repetirse las elecciones, el resultado de las mismas sería muy similar. Esto evidencia que, si no son capaces ahora de forjar un gran pacto de estado sólido que derive en un Gobierno estable por el cual este país recobre la confianza y elimine la incertidumbre social y económica reinante, estaríamos abocados nuevamente a agravar la brutal crisis que aún nos azota al conjunto de la sociedad española.

Un gran pacto por España que erradique todos los excesos, errores y defectos de forma y contenido cometidos; que potencie la igualdad social y contribuya decididamente a iniciar una recuperación económica real y una regeneración de las instituciones, pudiendo de esta forma iniciar paralelamente la recuperación de la credibilidad de quienes las representan y gestionan.

Dicho esto, pienso y creo que, si las formaciones políticas actuales no son capaces de dotar a España de un Gobierno estable, deberían replantearse cuál es el fin político que realmente defienden y su propia razón de ser. Y añadiría: si realmente les interesa el interés general del conjunto de la sociedad o únicamente intereses partidistas difícilmente justificables.

En definitiva, habrá que ver si se consolidan liderazgos políticos sólidos o, por el contrario, egocentrismos excluyentes que sólo serían un "más de lo mismo". Personalmente deseo ver y escuchar y ser partícipe de un momento político que debe ser el punto de inflexión que este país necesita para dejar atrás todas las sombras y dudas que aún nos atenazan. Todo ello lo veremos en los próximos días, en los cuales la política, y todo lo que su contenido significa, debería brillar con luz propia. Espero que así sea.


Benito Iglesias se presidente de la Federación de Empresas Inmobiliarias

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad