Más impuestos = menos empleo 

28 de noviembre de 2016 (05:32 CET)

Montoro ha dicho que no va subir el IVA (aunque endurecerá el control de la liquidación del mismo ), ni el IRPF, de momento, y parece que todos nos damos por satisfechos. Pues yo no, porque lo que esperaba oír era lo contrario, una bajada de impuestos de como mínimo tres puntos en el IVA . ¿O alguien sigue creyendo soportable un IVA de un 21% y un 10% en alimentación y vivienda?

A mayores nos trasmite que está pensando incrementar el impuesto de sociedades. En este apartado le quiero recordar al señor Montoro que tal medida afectaría de lleno a las pequeñas y mediadas empresas, provocando que frenen en seco la contratación de nuevos empleados. ¿O alguien cree que los beneficios en una actividad económica son tan bondadosos que nos permiten hacer frente a todo lo que se le ocurra al ministro de Hacienda de turno?

Y, para rizar el rizo, nos manifiesta que se está pensando qué impuestos especiales va incrementar. Y aquí recuerdo que si se intenta subir un gravado ya impuesto sobre los hidrocarburos (gasolina y gas-oil ) tal medida tendría un impacto que afectaría a todas las economías familiares, penalizando nuevamente el consumo y ahogando, aún más, a las economías domésticas y empresariales más frágiles.

Una vez más se opta por la alternativa más fácil, la de incrementar la vía recaudatoria en vez de practicar y poner en marcha planes estructurales que ayuden a recuperar el estado del bienestar de las personas. Sinceramente, no han aprendido nada de nada de toda una década de despropósitos y errores. Se sigue copiando al milímetro las simples lineas económicas feudales de la Edad Media, o lo que es lo mismo, abrasar a la sociedad vía impuestos más allá del límite.

Conclusion: seguimos igual, tan igual que hasta el ministro de Hacienda es el mismo de los últimos cinco años. Así es imposible salir de este laberinto en el que nos han metido y del que, digan lo que digan, todavía no se ha salido.

Otra cosa es que nos hayamos acostumbrado o resignado a nuestro día a día. Pero, como es habitual, me voy a los datos, los de la propia Agencia Tributaria, y compruebo como en su estadística sobre el mercado de trabajo se refleja que el 34,3% de los asalariados perciben ingresos salariales iguales o inferiores al salario mínimo interprofesional, o lo que es lo mismo, cobran menos de 6.791 euros anuales. ¿alguien piensa que con este dato se pueden aumentar a día de hoy la carga fiscal a familias y pymes en este país? ¿Pretenden ensanchar aún más la brecha de la desigualdad social ?.

En fin, como decía la canción, la vida sigue igual .Tan igual como los anuncios de la llegada del AVE, que a día de hoy siguen siendo un espejismo (ahora ya es en el 2020) o los presupuestos municipales que nunca se dan aprobado, o el PXOM, porque ni los mas mayores del lugar recuerdan ya lo que significa disfrutar de seguridad jurídica urbanística en Ourense. Pero eso sí, los selfies que no falten.

La frivolidad no gestiona un ayuntamiento y la práctica del buenísmo es efímera. Puede que algún día, pero con otras personas al frente, se pueda involucionar este ciclo negativo e hipócrita que no tiene fin y que está arrojando a toda una ciudad hacia la marginalidad económica, social y demográfica más absoluta. 

Benito Iglesias es presidente de la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad