Google nos delata

20 de enero de 2014 (11:37 CET)

La palabra “dieta” ha sido la más buscada en Google en lo que llevamos de año. Esto que, en principio, puede parecer una mera consecuencia de que sarna con gusto no pica, transluce una importante reflexión desde los puntos de vista comunicativo y empresarial. Google sabe lo que somos casi mejor que nosotros mismos. Nuestras búsquedas nos delatan. Google sabe lo que nos inquieta en cada momento, lo que nos preocupa, lo que nos gustaría, lo que queremos hacer, lo que bailamos y lo que cantamos. No hay mejor manera de psicoanalizar nuestro cerebro que explorando nuestras inquietudes cibernéticas. Y esto es válido en lo personal, en lo laboral, en lo familiar y en el ocio. Ahora bien, ¿qué les importa esto a las empresas?

Veamos. ¿Qué han encontrado todos los que han buscado la palabra “dieta” después de comer el último trozo del roscón de Reyes? La respuesta es sencilla (y comprobable). Lo primero que aparece en el buscador son aquellas empresas que se han posicionado con esta palabra clave o con otras que tienen que ver con la salud y los hábitos de vida saludables. Y, en consecuencia, ahí se va el ojo y detrás de él el ratón.

Pues bien, aunque la cosa vaya de hacer desaparecer kilos, poco tiene de mágica. Las empresas que aparecen en la primera página de Google cuando realizamos una búsqueda no lo hacen porque sí ni porque tienen más suerte que la nuestra, sino porque han seguido los mecanismos de posicionamiento adecuados mediante las herramientas y las técnicas que el propio Google nos ofrece. Cuando buscamos algo en Google lo hacemos mediante palabras clave: “comprar tortilla Santiago”. Google nos mostrará aquellas empresas que venden tortilla en Santiago y que han establecido estas palabras clave en sus Adwords y también en sus diversos sitios webs (redes sociales, web, blog…). Indudablemente la gente visitará la web de la empresa que vende tortillas en Santiago porque Google se lo ha sugerido. Cogerá el teléfono y llamará. Irá a la tienda y comprará la tortilla o un repartidor se la traerá a casa porque ha hecho clic en envío a domicilio.

Posicionarse bien es imprescindible y reporta beneficios innegables. ¿Acaso sabía usted que la página 18 de Google es rosa? No, no lo sabía, porque nunca ha llegado hasta ella (y no, no es rosa, por cierto).
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad