Galicia pierde el timón de Pescanova

13 de septiembre de 2013 (14:46 CET)

Han sido los propios errores del equipo gestor, y no los aciertos del bloque opositor dentro del consejo de administración, los que han provocado que Pescanova sea desde este jueves un poco menos gallega, cerrando una página en la historia empresarial de Galicia cuajada de éxitos durante gran parte de sus cincuenta años largos de vida. Una junta en la que no podía faltar la bronca sirvió para certificar, sin sorpresas y de forma contundente, que los accionistas más relevantes que en los últimos años fueron testigos de una más que irregular gestión son los vencedores del asalto. Porque en la hasta ahora segunda multinacional gallega no se acaban de abrir del todo las ventanas. De siete miembros del nuevo consejo, tres, por no decir cuatro consejeros, pertenecen a la anterior etapa.

Si algo llama la atención de las primeras palabras del nuevo presidente, un viejo conocido en Galicia como es Juan Manuel Urgoiti, es precisamente ese llamamiento en contra de la eventual deslocalización de Pescanova. Como multinacional presente en una veintena de países, hablamos de una compañía global, pero cuyo centro de decisión siempre estuvo en Chapela. Ahora, con Demetrio Carceller y sus socios en Damm, la multinacional alemana Dr. Oetker, quién sabe si el timón se llevará desde Barcelona o desde Renania-Westfalia, donde está la sede del gigante de las pizzas.

Y ese alejamiento queda todavía más patente al constatar que solo un consejero será gallego en esta nueva etapa, por muchos vínculos que tenga Urgoiti con Inditex y con lo que queda del Banco Gallego. Yago Méndez Pascual, hijo del hombre que hundió Caixa Galicia e ahijado empresarial de Enrique Bañuelos, para quien trabaja, es el único anclaje que le queda a Pescanova en la tierra sobre la que creció el hasta hace poco envidiado grupo pesquero. Queda un consuelo: esperar a que los bancos capitalicen su deuda, como ya han anunciado, alteren la aritmética del reparto accionarial, y por consiguiente, las fuerzas en el consejo. Y que un gallego vuelva al timón de Pescanova.

Artículo publicado en 'El Progreso' y 'Diario de Pontevedra'
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad