El urbanismo como motor económico de Ourense

14 de abril de 2014 (13:11 CET)

Para el 82,3% de la población, y según el CIS, el desempleo es la primera preocupación, por lo que todos los esfuerzos deben ir en la línea de combatir este terrible problema que tantas desigualdades sociales provoca. El urbanismo es una herramienta que nos debe servir a este cometido.

Urbanismo es futuro, empleo, calidad de vida, vanguardia y proyección de ciudad. Así entiendo el desarrollo urbanístico, en el que la ordenación va de la mano de la generación del bienestar del ciudadano, eje único sobre el que debe girar cualquier planteamiento a desarrollar en la línea de un urbanismo sostenible y que tiene que responder al nuevo contexto social. Es decir, ir en la búsqueda de nuestra identidad propia como ciudad, que la tenemos, pero no lo suficientemente desarrollada como para transmitirla de una forma contundente hacia el exterior para que retorne en forma de inversiones y población.

Ourense necesita un proyecto común, atractivo e ilusionante para todos los que aquí vivimos o los que quieran establecerse. El urbanismo consensuado por la mayoría de los agentes económicos, sociales y vecinales debe contribuir sin ningún género de duda a dar solución al impulso económico, social, medioambiental y a la calidad de vida de nuestra ciudad.

Es necesario un mecanismo de participación de la sociedad en los procesos urbanísticos que está aún por desarrollar, intentando establecer así los cauces para que cualquier tipo de opacidad quede exenta. Pero se debe decir también con total transparencia y sin ambigüedades que no hay soluciones mágicas para cambiar de un día para otro la actual situación económico-social que estamos sufriendo. Por este motivo, el esfuerzo, el trabajo y la gestión de lo público debe ser impecable, cristalina y con retorno contrastado y supervisado, cosa que no se ha hecho hasta ahora.

Transparencia, control y seguridad jurídica deben ser líneas esenciales en un nuevo proyecto común, a través de un urbanismo sostenible y eficiente. Y en este cometido se deben aplicar políticas económicas ambiciosas que generen nuevas oportunidades, que desemboquen en creación de empleo.

Porque si queremos aglutinar y potenciar demográficamente nuestra ciudad dotándola de servicios, infraestructuras y equipamientos con los que nos sintamos cómodos y satisfechos, debemos potenciar y fomentar el empleo. Por este motivo Ourense necesita un parque empresarial a través del cual podamos aplicar líneas de comercialización de suelo industrial a bajo coste, o aplicar modalidades como el alquiler con opción a compra para que emprendedores y nuevas actividades económicas, en especial autónomos y micro empresas, puedan desarrollar sus proyectos empresariales en la mejor de las condiciones.

Nuevas empresas que generaran nuevos puestos de trabajo dinamizando nuestra economía,  y que garantizan población, que es, a fin de cuentas, lo que marca el declive o el crecimiento de una ciudad. Que la tarea no es fácil lo sabemos todos, pero que debemos acometerla, también. Nos lo debemos a nosotros mismos y sobre todo a las generaciones futuras.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad