¿Cuánto vale NCG?

04 de julio de 2013 (11:05 CET)

Tras el anuncio del FROB sobre su intención de cerrar la venta de Novagalicia Banco de modo urgente, es imprescindible analizar el precio de la entidad nacionalizada a fin de obtener conclusiones sobre la oportunidad de la operación. Hay quien habla de vender NCG por un euro o de que su valor actual sería cero, incluso negativo. Algunos números sencillos permitirán clarificar esta cuestión que resulta clave para el futuro de la entidad.

Existen múltiples métodos para determinar el valor de una empresa. En esencia, deben observarse dos criterios complementarios: la situación patrimonial y, sobre todo, la capacidad de generar beneficios. Atendiendo al primer criterio, después de la capitalización sucesiva del banco, sus recursos propios se encuentran alrededor de 1.300 millones de euros. Teniendo en cuenta que la depuración del balance ya se ha realizado y que los activos de delicada valoración fueron trasladados a la SAREB, se debe estimar que el balance actual refleja con razonable realismo el estado patrimonial de la entidad. Por lo tanto, la cifra de 1.300 millones de euros debe tomarse como valor mínimo de referencia.

Atendiendo a la capacidad de generación de beneficios, NCG presentó en el primer trimestre un resultado antes de impuestos de 21 millones de euros después de dotar 91 millones para provisiones. A partir de estas cifras, se puede estimar que el beneficio neto de 2013 oscilará en torno a los 100 millones de euros. Esos serían los beneficios mínimos a conseguir cada ejercicio pues debe entenderse que las condiciones futuras han de mejorar notablemente las circunstancias actuales. Incluso manteniendo un criterio siempre recomendable de prudencia, habríamos de estimar que el beneficio neto anual en coyunturas neutras podría moverse en torno a los 300 millones de euros. Para trasladar los beneficios anuales estimados al valor de una empresa, se recurre a una fórmula en la que interviene de manera fundamental el llamado tipo de descuento el cual representa el retorno o rentabilidad requerida y el nivel de riesgo de la inversión. Un tipo de descuento adecuado a la operación se puede estimar en torno al 10%, que se reduciría notoriamente, hasta el 7,5% por ejemplo, de aplicarse un esquema de protección de activos (por la reducción de riesgo).

Así pues, partiendo de esa horquilla de beneficio neto anual entre 100 y 300 millones de euros y de un tipo de descuento entre el 7,5% y el 10%, obtenemos una valoración total mínima de 1.000 millones € y máxima de 4.000 millones €. ¿A qué altura de tan amplio intervalo se localizarán las ofertas? Temo que en la parte baja, por dos sólidas razones: la situación económica y financiera está lejos de estabilizarse y los valores de comparación o benchmarking, esto es, las cotizaciones actuales de los bancos españoles se mueven en mínimos históricos.

En conclusión, no se entienden las prisas. Vender en otoño tal como anunció el FROB se revela un movimiento contrario a los intereses del Estado, que podría obtener una cuantía muy superior dentro de 12 o 24 meses. Y así uno tiene la inquietante impresión de ser las propias entidades interesadas en la compra de NCG las que están detrás de las prisas.
Unas prisas que juegan brutalmente en contra de Galicia, una vez más. Es hora de mostrar una voluntad colectiva de defensa a la medida del daño potencial a asumir.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad