Piensa en verde globalmente, actúa localmente

Terras do Miño-Galicia

Piensa en verde globalmente, actúa localmente

Arco Iris cumple 38 años reivindicando que los planes para proteger el aire, el agua, la naturaleza y la fauna también son para proteger al ser humano

Estas palabras no nos dicen nada pero marcan los últimos 40 años del mundo actual, y de nuestra asociación: contaminación, deforestación, gases de efecto invernadero, lluvia ácida, calentamiento global, terrorismo forestal, especies invasoras, océanos de plásticos… Solo se puede pensar el futuro del siglo XXI y de nuestro planeta desarrollando lo verde; proteger  la naturaleza y el clima, que son la vida de la vida. Más específicamente en Galicia, las últimas décadas se pueden describir como la etapa de la destrucción continua de nuestro hábitat, de nuestro ecosistema, de nuestro medioambiente, y todo ello en paralelo a la desaparición de nuestro rural.

El filósofo griego Platón ya advirtió del impacto humano sobre la naturaleza, y en el año  400 A. de C. denuncia que la deforestación es la causa de la  erosión del suelo y la  seca de los acuíferos. Los ecosistemas y sus especies sustentan y hacen plena nuestra vida en nuestro planeta; pero como muy bien reseña en su último libro “El afán sin límite” la geo-bióloga americana Hope Jahren, “si continúa la tendencia actual de destrucción por la humanidad de los ecosistemas naturales, a la tierra le quedan unas] pocas décadas de vida; los planes para proteger el aire, el agua, la naturaleza y la fauna son planes también para proteger al ser humano”.

Desde su nacimiento en los años sesenta en EE UU de la mano del pacifismo, y su formulación teórico-política en Alemania en los años ochenta del siglo pasado, el ecologismo es la ideología más innovadora, ya que obliga a cambios esenciales en la conducta  y el compromiso de las personas, en definitiva  de nosotros mismos. Razón por la cual no solo debe haber educación ambiental, sino conciencia ambiental para mutar nuestras conductas individuales con la naturaleza y con  el medio ambiente.

Sobra también la burocracia del medio ambiente, una contaminación más que sufre la naturaleza

Tenemos que alertar también de los enemigos del ecologismo, necesitamos una ética ambiental, no un mercantilismo ambiental, los mercaderes sobran; la naturaleza y los ecosistemas  no son  una mercancía  más, sujeta a la mercadotecnia  ni a los especuladores  financieros.

Sobra también la burocracia del medio ambiente, una contaminación más que sufre la naturaleza; burocracia formada por un ejército de vividores con la única  finalidad de obtener una nómina a fin de mes para su supervivencia económica. Y, por último, la enfermedad infantil del ecologismo, el animalismo, una patología nociva  definida así por el pensador y ecologista italiano Massimo Fini,  que no es otra cosa  que la victoria de la factoría mediática de Disney en generaciones urbanas al llegar a su mayoría de edad. Hay que recordarles lo que expresa  el cineasta japones Miyazaki Hayao en sus películas de animación,  la forma de retratar y plasmar  la naturaleza. Una naturaleza que no se subordina a las personas ni a sus personajes mitológicos (también animales): “Las relaciones humanas no son lo único interesante; todos los elementos del mundo encierran belleza: el paisaje, el clima, el tiempo, la luz, la vegetación, el agua, el viento…”

Para terminar con fe en el futuro de la  naturaleza y  también  de nuestro planeta, más animación, en este caso de la Warner Bros: “Eso es todo amigos”.

 

Francisco Lueiro (médico) y  Manuel Meiriño (abogado) son miembros de la Asociación ecologista y pacifista Arco Iris

Este artículo no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Economía Digital y sus accionistas.

Francisco Lueiro y Manuel Meiriño

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad