Realidad tergiversada

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, durante la reunión semanal del gobierno catalán

Realidad tergiversada

Cuando a los independentistas no les interesa un tema o quieren mayor protagonismo distorsionan la realidad

El independentismo catalán se asienta sobre una gran mentira, o muchas pequeñas que hacen una grande. La primera mentira histórica -que celebran- es el 11 de septiembre de 1714. En una misma fecha tenemos dos mentiras.

La primera es que Barcelona capituló el 12 de septiembre y, por lo tanto, el 11 de septiembre no pasó absolutamente nada. Hubo, por así decirlo, un alto el fuego esperando la rendición de la ciudad. La segunda es que esa guerra no era de secesión, sino de sucesión.

Cataluña nunca ha existido como nación independiente

Fijémonos en una cosa. En la paz de Westfalia de 1648 se estableció la indivisibilidad de los estados. España, como estado o nación pasó a ser indivisible. Los independentistas afirman que a partir de 1714 pasaron a formar parte de España, pues con anterioridad a esta fecha eran una nación independiente.

De ser cierto esto, hubieran aparecido en los tratados y se le hubiera dado un status. Sólo aparece España, pues Cataluña no ha existido nunca como nación independiente de España.

No contentos con esto, el Institut Nova Historia ha dado un salto mortal. Para ellos el Reino de España es una invención del año 1870. Todo lo anterior es la denominación de un territorio. Es decir, Amadeo de Saboya -el cual llegó a España de la mano del general Prim- fue el primer rey. 

Cataluña es el producto de una unión de condados

Todo lo anterior es una tergiversación de los historiadores españoles. Y la guinda es esta: España jamás fue un reino, contrariamente a Cataluña”. Históricamente hablando no existe ningún rey catalán o que ostentara el título de ‘Rey de Cataluña’. Cataluña es el producto de una unión de condados, siendo el título más importante el de ‘Conde de Barcelona’, que ostenta actualmente Felipe VI.

Pero aquí no se acaba la cosa. En la web oficial de la Generalitat de Catalunya podemos leer:

Puigdemont tomó posesión del cargo en un acto en el Salón de Sant Jordi del Palau de la Generalitat el 12 de enero de 2016. El Gobierno español, en aplicación del artículo 155 de la Constitución española, convocó elecciones anticipadas el 21 de diciembre de 2017”

Carles Puigdemont en la presentación del libre "Més Operació Urnes" en Bruselas, el 31 de octubre. Foto: EFE/SL

¿Por qué se aplica el 155?

Para los independentistas del 12 de enero de 2016 al 21 de diciembre de 2017 no hubo conflictos sociales, políticos o judiciales

“El 14 de mayo de 2018, Quim Torra i Pla fue investido como presidente de la Generalitat en segunda vuelta. Torra tomó posesión del cargo el 17 de mayo en una ceremonia celebrada en el salón Verge de Montserrat del Palau de la Generalitat. El nuevo Gobierno de la Generalitat tomó posesión el 2 de junio de 2018”.

El gobierno español ¿por qué aplica el artículo 155? No se sabe. Tampoco que algunos fueron a la cárcel y otros se fugaron. No habla de las leyes de transitoriedad. Ni de nada. Del 12 de enero de 2016 al 21 de de diciembre de 2017 Cataluña ha sido una balsa de agua. Sin conflictos sociales, políticos y judiciales.

Cuando a los independentistas no les interesa un tema o quieren mayor protagonismo tergiversan la realidad. Ya este fenómeno fue estudiado por Josep Pla. Repudiado hoy en día por ser un escritor 'español', Pla los conocía mejor que ellos a sí mismos.

Algunos de los actuales próceres del independentismo necesitarían un poco del 'seny' de Pla para dejar de hacer el ridículo en algunos temas. Pues bien, sobre lo que se ha tratado escribió Pla: “El subconsciente catalán se siente forastero y esto crea un sentimiento de inferioridad permanente”.

Las invenciones independentistas

Todos ellos viven en un constante sentimiento de inferioridad y esto provoca que digan barbaridades indefendibles. Como asegurar que el año que viene se celebraran los 500 años del Imperio Catalán Universal.

O que santa Teresa de Jesús era catalana de pura cepa -de ahí el apellido Cepeda-. El sentimiento de inferioridad, que decía Pla, está latente en la vida cotidiana de muchos catalanes. El día que empiecen a ver más allá de su nariz, el problema desaparecerá y serán felices.

De lo contrario están condenados a una errática inferioridad.

Este artículo no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Economía Digital y sus accionistas.

César Alcalá

Historiador

César Alcalá es historiador, articulista, editor y político. Especializado en las guerras carlistas y la guerra civil española. Es autor, entre otros libros, de Checas de Barcelona. Regidor en activo, está vinculado a la Fundación Aucal como profesor.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad