A 60 días de las nuevas elecciones catalanas

Torrent acompaña a la entrada de su despacho al equipo de confianza de Puigdemont, Elsa Artadi y Eduard Pujol, en una imagen de archivo. EFE

A 60 días de las nuevas elecciones catalanas

Con las dimisiones y las decisiones del juez Llarena la investidura se difumina. Con toda probabilidad no se convocará el segundo pleno.—Por César Alcalá

El reloj se ha puesto en marcha. Se ha desbloqueado algo que parecía imposible. La fallida investidura de Jordi Turull ha servido para que sepamos hacia dónde vamos. Y vamos hacia unas nuevas elecciones. Va a ser complicado que esto no pase. Y más teniendo en cuenta que las CUP han enterrado el procés.

Turull se presentó como un buen chico. Nada de independencia. Todo autonomía y ley. Un discurso que no se creía ni Turull, ni JpC, ni ERC. Pero, claro, Pablo Llarena estaba escuchando el discurso y no era cuestión de enfadar al juez. Sin embargo, a pesar de no decir nada, los gestos hablaban mucho.

La pantomima de Turull

Se demostró claramente que estaban haciendo teatro. Que aquello era una pantomima. Que se eligió a Turull porque pasaba por ahí. Todo el mundo sabía que no serviría y que no saldría. Pero tienen que hacer algo para que nadie les critique de parálisis.

Ahora bien, en su discurso Turull habló de ser el presidente de todos los catalanes, que él siempre había sido independentista. En ningún momento habló de CDC. Él que se hizo hombre ahí prefirió no nombrarla. Turull quería ser presidente de todos los catalanes. Ahí mintió.

El sectarismo de Turull quedó patente con sus palabras, con sus formas y con el lacito de la solapa

Una persona que se presenta ante una Cámara con un lacito en la solapa no representa a todos los catalanes. Lo mismo hay que decir de Roger Torrent. Ambos representan a una parte de Cataluña. La suya, no la de todos.

Se le llenó la boca explicando que había un mandato democrático. Que todos los catalanes habían decidido esto o aquello. Como siempre habló de “toda Cataluña” obviando aquellos que no los votaron. Porque aquellos que no están a favor del procés no cuentan para ellos. No existen.

Turull habló para sus catalanes, no para todos los catalanes. Este sectarismo quedó patente con sus palabras, con sus formas y con el lacito de la solapa.

Terminado el pleno continuó el teatro. Dolors Bassa, Carme Forcadell y la fugada Marta Rovira dejaron su acta. Quisieron poner la guinda a un patético acto de reafirmación independista. Y digo patético porque ni ellos se lo creían. Tienen que hacer estas cosas porque hay que darles algo a sus votantes.

Los exconsejeros Josep Rull y Jordi Turull, a su llegada este viernes al Tribunal Supremo. EFE

Los exconsejeros Josep Rull y Jordi Turull, a su llegada este viernes al Tribunal Supremo. EFE

Con toda probabilidad no se suspenderá el segundo pleno de investidura: no hay tiempo para sustituir a las tres dimitidas y tampoco si se inhabilita al resto de diputados

No pueden quedarse con las manos cruzadas, aunque lo desean. Y con la marcha de las tres diputadas de ERC se cierra un ciclo que empezó a entrar en decadencia desde la aplicación del 155.

Las CUP marcaron la línea. Le han dicho adiós al "procés". Y es lógico. Lo que oyeron no es lo que querían. Las CUP han condicionado la política catalana si comprometerse en nada. Ellos han estado ahí, pero ninguno ha firmado nada que puede ser utilizado en su contra. Los otros se han llevado todos los palos y las CUP han salido indemnes.

Y en la investidura de Turull volvieron a marcar la diferencia. El "procés" lo cerraron al abstenerse y no investir al candidato independentista. Podían haberlo votado si el discurso no hubiera sido autonomista. Las CUP quiere oír hablar de república y esto no ocurrió.

Con las dimisiones y las decisiones del juez Llarena la investidura se difumina. Con toda probabilidad no se convocará el segundo pleno. No hay tiempo para sustituir a las tres dimitidas y tampoco si se inhabilita al resto de diputados que comparecieron este viernes ante Llarena. Que no habrá pleno quedó muy claro en el momento de presentarse las dimisiones.

Turull ha sido la víctima útil para desbloquear una situación demasiado enquistada

El pleno de Turull ha sido un nuevo fracaso del independentismo. Cada día está más obsoleto. Aquello que muchos decían en privado -que el "procés" era imposible- se está demostrando día a día. A cada hora que pasa está más finiquitado. Y lo peor es que no saben cómo salir de él.

Les interesa el 155 -aunque renieguen de él- y han hecho correr el reloj porque la peor de las soluciones son unas nuevas elecciones.

Con unas nuevas elecciones algunos se sacarán lastre. Habrá caras nuevas y se iniciará una nueva etapa sin el fantasma del "procés". Hay que pasar página y ésta solo pasará con unas nuevas elecciones en julio. La paralización política y económica catalana está agravando muchas cosas. Turull ha sido la víctima útil para desbloquear una situación demasiado enquistada.

Este artículo no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Economía Digital y sus accionistas.

César Alcalá

Historiador

César Alcalá es historiador, articulista, editor y político. Especializado en las guerras carlistas y la guerra civil española. Es autor, entre otros libros, de Checas de Barcelona. Regidor en activo, está vinculado a la Fundación Aucal como profesor.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad