JxCat y ERC: el truco de la serpiente encantada

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès (ERC), y el president Quim Torra (Junts per Catalunya)

JxCat y ERC: el truco de la serpiente encantada

Mientras la división soberanista suma votos, disminuyen los de la unidad constitucionalista con su discurso contra el independentismo

El cisma abierto en el seno del independentismo entre Junts per Catalunya y ERC no implica la debilitación de sus lazos, basados en romper con España, sino la exaltación de las diferencias para agrandar su espacio político con el fin de lograr su propósito.

Convertidos en contrarios, en enemigos irreconciliables, se hace muy difícil no pensar que supondrá el debilitamiento del independentismo. Las diferentes estrategias no suponen un cambio de objetivo sino utilizar nuevas variables para conseguirlo. Mientras la división se muestra en público, el resto de los partidos hablan de ello, de la misma forma en que los críticos opinan de las obras artísticas sin nunca llegar a realizar un cuadro.

El cisma político al que asistimos recuerda a los espectadores que se congregan alrededor de los encantadores de serpientes, sin prestar atención al encantador y solo fijándose en la prodigiosa y oscilante ascensión de la cabeza de la serpiente al son de la música. De tanto mirar la serpiente pierden la perspectiva y no advierten el truco. Las cobras son sordas. El objetivo es vender haciendo espectáculo.

Algo parecido les ocurre a los partidos políticos. Han empezado a caer seducidos por el baile de la serpiente de la división del independentismo. La supuesta debilidad del independentismo conserva sus opciones mientras que la fuerza del constitucionalismo destruye las suyas. A las certezas y convicciones de fuerzas políticas como Ciudadanos y PP les ocurre lo que supo reflejar el moralista francés Joseph Joubert: “Son hombres rectos como cañas. Es decir, que van a doblegarse al menor soplo de viento”.

El cisma político debe ser leído como exaltación de la diferencia entre Junts per Catalunya y ERC para lograr instaurar un bipartidismo capaz de captar toda la atención pública con sus pequeñas y fructíferas peleas. Al haber desplazado de la opinión pública la lucha contra el gobierno español por la lucha por decidir quién detentará y controlará el poder en Cataluña tras las próximas elecciones autonómicas, han logrado captar toda la atención.

Mientras la división independentista suma votos, disminuyen los de la unidad constitucionalista con su discurso contra el independentismo. Y la rectificación de Pedro Sánchez, en relación a la convocatoria de la mesa de negociación muestra hasta qué punto es positivo para el independentismo contar con un policía bueno, ERC, y un policía malo, Junts per Catalunya.

Este artículo no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Economía Digital y sus accionistas.

Fèlix Riera

Analista, Economía Digital

La trayectoria de Fèlix Riera está anclada en la edición. Antes de asumir la dirección editorial de ED Libros, pilotó La Esfera de los Libros y Grup 62. Entre 2012 y 2015 fue el máximo responsable de Catalunya Ràdio. También cofundó el Colegio Audivisual de Cataluña. Just abans del salt endavant es su último libro.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad