El ministro de Economía, Luis de Guindos.

Mundos paralelos

stop

El Estado perdería un 30% del PIB si Cataluña se marchara. En tanto en España el empleo que se crea es precario y el fondo de pensiones está a punto de agotarse

Barcelona, 04 de junio de 2017 (10:00 CET)

Uno de los últimos descubrimientos de la astrofísica señala la alta probabilidad de dos universos (como mínimo) paralelos desde el Big Bang. En uno, del que somos conscientes, el vector tiempo va en una dirección. En el otro va a la inversa. Personalmente, me entusiasma cada nuevo descubrimiento que cuestiona el antropocentrismo y el terracentrismo de las teorías vigentes hasta ahora.

Sirva este apunte universal y galáctico para aterrizar en una realidad próxima y prosaica donde se están consolidando dos mundos paralelos cada vez más distantes y con el vector tiempo contrapuesto: la realidad española y la catalana.

En Cataluña, todos los datos de nuevas inversiones, de crecimiento de las exportaciones, de incremento de turistas, de resultados internacionales y de la investigación superan récords históricos en los primeros meses del 2017. El ministro Luis De Guindos, a la llegada de una reunión del Consejo de Ministros de Finanzas de la UE, dijo que la independencia de Cataluña implicaría una pérdida económica del 25 o el 30% del PIB, cosa que el Gobierno español "no dejará que nunca ocurra (...) Sería un paso atrás de consecuencias que no quiero ni imaginar (…) con un empobrecimiento brutal y que el Gobierno español no admitirá".

Si el gobierno se mueve para que Cataluña no se vaya es por la pérdida de riqueza de los españoles

A pesar de la ambigüedad de las declaraciones de De Guindos, queda claro que si el Gobierno español se mueve no es por la pérdida de riqueza de los catalanes, sino por la pérdida de riqueza de los españoles, especialmente del Estado y sus aparatos, si Cataluña se va. De forma nada curiosa, la prensa españolista ponía en los titulares que la pérdida del 30% se adjudicaba en Cataluña; afirmación de la que cualquier alumno de primaria sabría descubrir la falsedad.

Estudios de profesores universitarios como Ros Hombravella, Jordi Pons y Ramon Tremosa, en los inicios de la década del 2000, ya demostraban como Cataluña gestionando todos sus impuestos y con el impacto derivado de este hecho se situaría en un incremento del 31% del PIB.

El estudio no hablaba del impacto en España, pero es de fácil deducción. Imaginemos que en Madrid dejan de llegar los famosos 16.000 millones de media de déficit catalán (que no quieren admitir de un lado, pero que en cambio se reconocen cuando se publicitan las cifras que dejarían de ingresar las administraciones con superávit). En este caso, el Estado deja de percibir aproximadamente el 21 % de los ingresos. Tengamos presente que la pérdida de PIB español sería del 19% menos, si se va Cataluña. Y también, el impacto sobre el PIB español de la pérdida de 16.000 millones de ingresos públicos. Por lo tanto, la cifra del desplome del PIB español en más de un 30% no es una fantasía. De aquí la frase de De Guindos: “Consecuencias que ni me quiero imaginar”

La cifra del desplome del PIB español en más de un 30% no es una fantasía

Pero si el tema es tan estratégico para el Estado, ¿dónde está la cintura del Gobierno? Están en riesgo de perderlo todo por no estar dispuestos a conceder una parte, aunque sea substanciosa: “ni el fuero ni el huevo”; y así estamos desde siempre, con la aceleración de este proceso a partir del 2006.

¿Pero ustedes piensan que ante una alerta roja de esta dimensión tienen alguna otra respuesta que la de la fuerza? No. Continuar con la política extractiva y confiscadora sobre la España productiva y continuar dimensionando la España del subsidio y la dependencia.

Datos recientes. El Banco de España advierte al Gobierno que la ocupación creada es precaria. Ergo sus salarios no sirven ni para vivir quien los recibe, ni para hacer que el Estado compense con ingresos los gastos que tiene y tendrá en estos trabajadores precarios. La segunda noticia, no por anunciada, es de terror: estamos a pocos días del agotamiento del fondo de reserva de las pensiones. A partir de aquí, el Estado tendrá que recurrir al endeudamiento. No tardaremos mucho, los que ya somos pensionistas, en ver suprimidas las extras y presenciar bajadas drásticas.

Algunos gurús vuelven a advertir a los Estados endeudados de que se acerca el momento de la tormenta perfecta a la que vuelvan a subir los intereses, que volverán. El endeudamiento se disparará hasta límites insostenibles provocando quiebras. Más aún si los Estados como el español persisten en invertir en infraestructuras ineficientes: AVEs sin pasajeros y corredores mediterráneos que se desvían por donde no hay la actividad económica importadora/exportadora. Y continúan bloqueando por razones políticas aeropuertos rentables como El Prat, como también se ha filtrado esta semana en el acuerdo secreto Rusia-España para evitar los vuelos directos del Japón en Barcelona.

Ha dimitido Moix, el zorro que habían puesto a cuidar a las gallinas

Y finalmente, para acabar la semana, la dimisión del zorro que se había puesto a guardar las gallinas, el Fiscal Anticorrupción, como una muestra más de la colusión de poderes que está provocando batallas en el bunker del Estado. Pero a la vez arrecia el pacto de omertà entre PPSOEC’s. Y se frenan comisiones investigadoras en el Congreso de Diputados. Y en cambio en Cataluña, las comparecencias por la Operación Cataluña han puesto en evidencia, como decía un exjuez, que nos encontramos ante un régimen que no tiene nada de democracia plena.

En Cataluña, se ha hablado y mucho de estas comparecencias, pero las portadas y los titulares de la prensa escrita y digital españolista quieren crear una sensación de desgobierno en Cataluña y de vulneración de derechos, mientras ocultan sistemáticamente o minimizan el caos del partido del Gobierno de Madrid y las graves repercusiones para la calidad democrática y la calidad del mercado de la fusión de los cinco poderes legislativo, ejecutivo, judicial, mediático y económico

La distancia entre estos dos mundos paralelos que están girando en vectores opuestos del tiempo, tienen responsables en Cataluña entre la parte de la élite que representa el Círculo de Empresarios que en Sitges ha ayudado a crear al PP y a Rajoy una imagen falseada de la realidad catalana, más propia del reflejo español.

En todo caso, los invito a hacer un ejercicio de desintoxicación mediática, visualizando sin mediatizar, las comparecencias de los periodistas Ernesto Elkaizer y del ex-juez Epidio Silva.

 

 

Si no son catalanes tendrán el privilegio de acceder a un mundo paralelo al que a ustedes les hacen vivir. Felicidades.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad