El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, el 21-D celebrando los resultados electorales en Bruselas. EFE
  • Síguenos:

El independentismo sigue a flote

El independentismo sigue a flote, con los tanques repletos de combustible pero sin rumbo y sin posibilidad alguna de emprender otra singladura unilateral

A flote contra viento y marea, el independentismo ha demostrado una increíble capacidad de resistencia. Mantener el porcentaje, lo que significa cosechar unos 100.000 votos más tiene un mérito indudable. Tras el fiasco del asalto a la cumbre, con tantos líderes encarcelados, exiliados o en libertad condicional, en medio de una trepidante zozobra social y emocional y por si fuera poco con una participación tan alta, lo normal era perder. Pero el suflé está lejos de bajar.

Sin embargo, no hay motivo para echar campanas republicanas al aire. La mayoría en votos se le sigue resistiendo, pero eso no es lo peor. Como un gran paquebote poco menos que a la deriva, el independentismo sigue a flote, con los tanques repletos de combustible pero sin rumbo, con los motores al ralentí, sin nadie al timón y sin posibilidad alguna de emprender otra singladura unilateral. Pese a la mayoría revalidada, en el horizonte no se divisa la república. Veremos como se las apaña los tres vencedores para gobernar en estas condiciones sin el protagonismo de la CUP.

A quien se le ha abierto una importante vía de agua es al PP de Mariano Rajoy. El 155 se ha estrellado contra el impávido dique independentista. La contundente vitoria de C’s no se ha producido a costa del independentismo sino ante todo de los populares, y eso tendrá efectos en toda España. La corrupción es la corrupción. El desgaste es el desgaste. A saber cuánto tarda Albert Rivera en pasar a la oposición, o sea en usurpar al PSOE el papel de alternativa de gobierno. En España, la iniciativa del reformismo puede estar en manos de Ciudadanos. Veremos si saben tomarla y esgrimirla con acierto.

El 155 se ha estrellado contra el impávido dique independentista

Nadie lo tiene fácil. Por mucho que reclamen diálogo, los vencedores tendrán que afrontar un recrudecido viacrucis judicial. Por desgracia, quienes abogan por el diálogo y el sosiego político van a tener que esperar sentados. Es cierto, o así me lo parece, que la sociedad catalana necesita una etapa como mínimo de tregua. La economía demanda estabilidad. Sólo una minoría entre los más de dos millones fieles al voto independentista desea instalarse en la movilización permanente.

Puigdemont resiste el intento de sorpasso de Esquerra, si bien a costa de poco menos que liquidar al Pdecat

Eso, y la previsible voluntad de Rajoy de sostenerla y no enmendarla pone a Carles Puigdemont en un brete. Contra todo pronóstico ha resistido el intento de sorpasso de Esquerra, si bien a costa de poco menos que liquidar a su partido, un Pdecat que puede tener una vida mucho más efímera de lo que en principio podía parecer. Lo más razonable es que Puigdemont fuera votado de nuevo como president, y que acto seguido renunciara a tomar posesión y siguiera en el exilio convertido en símbolo, mientras los suyos se afanan en buscar un presidente efectivo de consenso. La alternativa para Puigdemont es la cárcel. Para Catalunya, un president encarcelado sería un trágala inasumible. Para Rajoy, tener al president entre rejas representaría un desquite y un paliativo de la severísima debacle popular en las urnas catalanas.

El 21-D, en definitiva, ha abierto una nueva etapa en la política catalana y muy posiblemente en la española. No va a ser precisamente de negociación y pacto. Esperemos que tampoco de infarto.

Este artículo no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Economía Digital y sus accionistas.

Xavier Bru de Sala

Analista, Economía Digital

De Xavier Bru de Sala recordamos su aclamado Fot-li, que som catalans (2005) y la vuelta de tuerca Fot-li encara més que som catalans (2006). Su producción literaria ha logrado varios premios. Además de con Economía Digital, colabora en El Periódico.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad