stop

Klemperer, autor de LTI, profundizó en la utilización del lenguaje, como un arma del poder, y ahora podría comprobar esos resultados en Cataluña

Miquel Porta Perales

Seis de cada diez europeos creen que la imagen de Cataluña se ha resentido por el 'procés'. Imagen: EFE/Quique García

Barcelona, 01 de diciembre de 2017 (04:55 CET)

Si Victor Klemperer –escritor y filólogo alemán conocido por su ensayo LTI (2002) y sus diarios publicados con el título Quiero dar testimonio hasta el final (2003)- viajara a Cataluña y estudiara la lengua del secesionismo catalán, comprobaría la bondad de sus ideas sobre el lenguaje.

Para Victor Klemperer –en síntesis-, el lenguaje tiene un poder performativo en virtud del cual la palabra se convierte en una orden que se traduce en una acción.

De acuerdo con las ideas del filósofo del lenguaje John Austin, según el cual se “pueden hacer cosas con palabras”, el filólogo alemán muestra como el lenguaje –el discurso, si se quiere- se convierte en un instrumento de diseño, construcción, difusión y control político e ideológico.

Un lenguaje que hace cosas. Un lenguaje que impone una determinada concepción de la realidad, que crea un mundo propio, que distingue el nosotros del ellos, que moviliza, que prescribe la realidad, que persuade a los nuestros y transforma al adversario en enemigo.

El lenguaje como cómplice que impulsa y legitima sistemas autoritarios.

Si Victor Klemperer viajara a Cataluña observaría la vigencia de su teoría. Observaría que los textos que a continuación se citan –que responden a una coyuntura concreta, pero que resultan útiles en los sistemas democráticos de hoy amenazados por el populismo y el nacionalismo- no han perdido, lamentablemente, actualidad.

Klemperer vería ahora en Cataluña cómo se ha jugado con el lenguaje, lo que él estudió en profundidad

En las líneas que siguen, aparecen diez citas de Victor Klemperer seguidas de diez citas del libro L´abecedari de la independència (2014) de Rosa Calafell. Un abecedario –convenientemente ilustrado- pensado para mentalizar a los niños a partir de 4 años aprovechando el proceso de aprendizaje del alfabeto, pero que tiene la “virtud” de retratar el lenguaje y mentalidad –la cosa vale para niños y adultos- propio del secesionismo catalán. En definitiva, el lenguaje y la implicación práctica del mismo.

1.“A menudo se cita la frase de Talleyrand según la cual el lenguaje sirve para ocultar los pensamientos del diplomático (o de una persona astuta y de dudosas intenciones). Sin embargo, la verdad es precisamente lo contrario. El lenguaje saca a la luz aquello que una persona quiere ocultar de forma deliberada, ante otros o ante sí mismo, y aquello que lleva dentro inconscientemente.

Letra “I”. Remite a “Independencia”.

Ilustración: una manifestación de personas detrás de una pancarta con la bandera catalana en donde se puede leer “¡In, Inde, independencia!”

2. “No se habla impunemente. Ese lenguaje se respira y se vive según él”.

Letra “Z”. Remite a “Zigzag”.

Ilustración: un niño y una niña van esquivando como pueden dos gruesos libros. Título del primer libro: Transición. Tribunal Constitucional. Título del segundo libro: Constitución.

3. “[la ideología] se introduce a través de palabras aisladas, de expresiones, de formas sintácticas que imponen repitiéndolas millones de veces y que son adoptadas de forma mecánica e inconsciente”.

Letra “D”. Remite a “Derecho a decidir”.

Ilustración: la familia alrededor de una mesa alza el brazo para tomar una decisión.

4. “El lenguaje no sólo crea y piensa por mí, sino que guía a la vez mis emociones, dirige mi personalidad psíquica, tanto más cuanto mayores son la naturalidad y la inconsciencia con que me entrego a él

Letra “E”. Remite a “Estelada”.

Ilustración: junto a un castell –símbolo de la colaboración y la unión-, una niña se pasea con la estelada en el hombro.

5. “Observaba cada vez con mayor precisión cómo charlaban los trabajadores en la fábrica. No se notaban grandes diferencias; de hecho, no había ninguna. Todos, partidarios y detractores, beneficiarios y víctimas, estaban indudablemente guiados por los mismos modelos”.

Letra “M”. Remite a “Manifestación”.

Ilustración: el pueblo con señeras y esteladas se manifiesta todos a una.

6. “A nadie se le habría ocurrido decir ‘fanático’ como una valoración positiva”.

Letra “A”. Remite a “Asamblea Nacional Catalana”.

Ilustración: hombres, mujeres, niños y jóvenes hacen cola para inscribirse en la Asamblea Nacional Catalana.

7. “Al dirigirse a todos, y no solo a los representantes elegidos del pueblo, debía resultar comprensible para todos y, por tanto, más popular. Popular es lo concreto, cuanto más tangible sea un discurso, cuanto menos dirigido al intelecto, tanto más popular será. Y cruza la frontera hacia la demagogia o la seducción de un pueblo cuando pasa de no suponer una carga para el intelecto a excluirlo y a narcotizarlo de manera deliberada.

Letra “R”. Remite a “República”.

Ilustración: un hombre y una mujer se manifiestan. Texto de la pancarta hombre: “Queremos ser todos iguales. Queremos una República”. Texto de la pancarta de la mujer: “Queremos una República”.

8. “La lengua, tan poderosa como pobre, y todopoderosa precisamente por su pobreza, reinaba incluso entre las víctimas”.

Letra “C”. Remite a “Consulta”.

Ilustración: un ciudadano votando en una urna depositada encima de una mesa recubierta con la señera.

9. “[esta lengua] se centra por completo en despojar al individuo de su esencia individual, en narcotizar su personalidad, en convertirlo en piezas sin ideas ni voluntad de un colectivo dirigido y azuzado en una dirección determinada, en mero átomo de un bloque de piedra en movimiento”.

Letra “N”. Remite a “Nuevo Estado de Europa”.

Ilustración: un mapa de Europa de color verde en el que Cataluña destaca como una entidad autónoma pintada con las cuatro barras.

10. “Apelación, arenga, incitación”.

Letra “V”. Remite a “Vía catalana”.

Ilustración: una hilera interminable de gente -con o sin banderas- que invita a sumarse a la misma

Christa Wolf: "Ninguna mentira es demasiado obvia para el pueblo si se acomoda a su deseo secreto de creer en ella".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad