La ilusión del soberanismo ha consistido en creer que habría apoyos internacionales. En la imagen, Puigdemont y Romeva con congresistas de Estados Unidos. EFE/Toni Albir

La ilusión del soberanismo y las ‘cosas’ de Russia Today

stop

El soberanismo lo confió todo a un apoyo internacional que no llega, y se ata a Russia Today, un medio apuntalado por Moscú para mantener la esperanza

Manel Manchón

La ilusión del soberanismo ha consistido en creer que habría apoyos internacionales. En la imagen, Puigdemont y Romeva con congresistas de Estados Unidos. EFE/Toni Albir

Barcelona, 15 de octubre de 2017 (18:15 CET)

El plan se dibujaba en los manteles de los restaurantes, con muchos meses de antelación. Se busca celebrar el referéndum, con grandes movilizaciones en las calles, se intenta un conflicto con el Estado que provoque un boquete en la economía, con una subida de la prima de riesgo de la deuda española y, entonces, la Unión Europea acabará interviniendo, porque está en juego la zona euro. ¿Desquiciado? Tal vez, pero ese era el plan, como se ha comprobado ahora, cuando la Guardia Civil ha encontrado escritos en esa dirección a los responsables del departamento de Economía, que se refieren, incluso, a hacer frente a una especie de “economía de guerra”.

Aunque esa posibilidad no se ha descartado del todo, a la espera de lo que suceda esta semana, el apoyo internacional, y, en especial, de la Unión Europea, brilla por su ausencia. Tal es así, que ahora se desprecia el club de estados que supone la UE, porque no atienden una demanda que se considera “democrática”.

Francia, Alemania o Italia, además de los dirigentes de la Comisión Europea, lo que ven es a un estado democrático y de derecho que asiste a la vulneración de la ley por parte de un territorio que tiene un autogobierno con competencias notables. Y, por ahora, están con el gobierno español.

Pero la ilusión soberanista se mantiene. Y el bloque independentista se agarra a medios como Russia Today, apuntalado por Moscú, que ha realizado una lista de países afines a la causa soberanista. Algunos medios catalanes, como El Nacional, que dirige José Antich, se han hecho eco. Y los más convencidos no dudan, en las conversaciones de café y cuando se improvisan charlas por la calle, en aludir a esos supuestos socios.

El error del soberanismo fue pensar que la independencia caería por su propio peso

Se trata, según la cadena de televisión Russia Today --¿le interesa realmente a Rusia un desaguisado en España que rebote en Europa?--  de 12 países que apoyarían la causa independentista porque han realizado algunos gestos: han aprobado mociones; han creado subgrupos de parlamentarios o, en todo, han recibido oficialmente al Govern, a través del consejero Raül Romeva, a pesar de las presiones del Ejecutivo español. Se trata del Reino Unido, Dinamarca, Suiza, Noruega, Finlandia, Suecia, Letonia, Lituania, Estonia, Irlanda, Bélgica y Eslovenia.

¿Esas acciones nos llevan a afirmar que si Cataluña proclamara la independencia ya contaría con el reconocimiento de esos países? Esa lista en Russia Today, y el propio medio, ¿es el clavo ardiendo al que se acoge el soberanismo?

Ese el problema del proceso independentista en los últimos cinco años. Que, aunque ha realizado un enorme camino, ha ido ofreciendo a la ciudadanía catalana un plan que estaba basado en la irrealidad más absoluta. De forma irresponsable, primero Artur Mas y ahora Carles Puigdemont, han dejado entrever que se trataba de una cuestión que caería por su propio peso.

¿Y cuando se vea que no pudo ser, y que se puede perder más como país de cara a los próximos años con una posible suspensión de la autonomía?

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad