¿En qué momento Rajoy nombrará a su sustituto?

25 de enero de 2016 (01:00 CET)

Mariano Rajoy es un político antiguo. Es lo que dicen los dirigentes de los partidos de "la nueva política". Al margen de esos latiguillos, que no explican nada, --lo que ha ocurrido en España es que la crisis económica ha provocado que salte todo por los aires, unido a los casos de corrupción— Rajoy ha buscado una salida para su propio partido, en el caso de que no se fuercen unas nuevas elecciones.  

Con su renuncia a formar gobierno, el encargo que le había hecho el Rey Felipe, Rajoy mantiene intactas las opciones del PP. ¿Pero en qué momento? El riesgo para él y para el PP es que Pedro Sánchez se tome en serio que puede ser una alternativa, que su partido lo comparta, y que los partidos independentistas catalanes comprendan que ha llegado la hora de la renuncia a los maximalismos, para apoyar la investidura de Sánchez. Todo eso, claro, es muy complicado, y Rajoy lo sabe. Pero puede ocurrir, y se verá en las próximos días, con los contactos cruzados entre los socialistas y Podemos.

Pero si Sánchez no puede, si el comité federal del PSOE, convocado para este sábado le impide explorar esa vía, sólo quedará una posibilidad: ensayar alguna fórmula de gobierno en la que el PP, el PSOE y Ciudadanos ofrezcan la estabilidad necesaria.

Lo que ocurre es que dependerá también del Rey, que deberá decidir a quién le ofrece el encargo, porque Sánchez también podría verse como presidente, y pedir al PP que le dé apoyo. Hay que recordar, una y otra vez, que en España funciona un sistema parlamentario, que no es un sistema presidencial, y que todo depende de las mayorías en el Congreso.

La baza de Rajoy, en realidad, no es la suya propia, es la de su partido. Y sólo en el tiempo de descuento los entrenadores suelen cambiar jugadores, para que los más frescos hagan un último intento para ganar el partido.

Es decir, Rajoy sólo se irá y nombrará a su sustituto en el PP –independiente o del partido—cuando esté a punto de sonar el silbato, al filo de la convocatoria de unas nuevas elecciones, como ocurrió en Cataluña con la elección en el último instante de Carles Puigdemont.

Si es posible un candidato de consenso, como apuntaba en Economía Digital el que fuera uno de los fundadores del PP, Manuel Milián Mestre, sólo lo podrá decidir la cúpula del PSOE y también de Ciudadanos. Por ahora, sólo queda esperar los tiempos, como insiste en reclamar Pedro Sánchez.  
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad