Oriol Junqueras con los representantes de los sindicatos CCOO y UGT de Cataluña, que han jugado con ambigüedad sobre el 'procés'. ED

El 'procés' y el sindicalismo catalán

stop

El sindicalismo catalán se ha dejado arrastrar por el debate sobre la independencia, cometiendo un grave error y dejando de lado graves problemas

Joaquim González Muntadas

Oriol Junqueras con los representantes de los sindicatos CCOO y UGT de Cataluña, que han jugado con ambigüedad sobre el 'procés'. ED

Barcelona, 15 de octubre de 2017 (16:18 CET)

Uno de los éxitos más determinante del discurso del independentismo en Cataluña ha sido el haber conseguido que también algunos sectores de la izquierda y del sindicalismo en hayan hecho suyo la repetida  idea que  “lo nacional y lo social van unidos”, como si fuera un axioma que significa que "no hay solución a los problemas sociales sin independencia". Así lo han venido repitiendo los principales líderes del movimiento independentista y así lo  expresa también, con meridiana claridad, el manifiesto de Sindicalistes de CCOO per la Independència i la República Catalana cuando afirma  “la independència de Catalunya i la construcció de la República Catalana és l’única solució per aconseguir una societat méjusta, socialment progressista i lliure”.

Es un mensaje potente y eficaz que se repite desde todos los sectores ideológicos, sean ultra liberales o antisistema, que apuestan por la independencia. Ha servido para arraigar la idea en gran parte de la sociedad catalana, de que la esencia de los problemas sociales que padecemos y su solución se explica principalmente partiendo de dónde se ejerce el gobierno. Y no por el ideario de las políticas que se aplican. Dicho de otra manera, nos dicen que lo esencial no es si el gobierno es de derechas o de izquierdas, progresista o conservador. Así, dicen, lo determinante es si gobierna desde la Plaza Sant Jaume o desde la Moncloa.

Lo que explica, que durante estos últimos años el eje sobre el que ha girado la discusión y la movilización social en Catalunya, también por una parte de la izquierda catalana y de las organizaciones sindicales, haya sido el conflicto territorial, respondiendo a la idea de que “lo nacional primero y lo social después”. Y ha servido para reafirmar la tesis del nacionalismo  entre amplios sectores de la clase trabajadora: ”sin independencia, nuestros males no tienen remedio”.

Con la independencia, se han dejado de lado los debates sobre la enseñanza o la atención a los dependientes

Esta tesis ha permitido a la derecha nacionalista, que ha gobernado durante décadas Catalunya, diluir su responsabilidad de los déficits que padecemos en aquellas materias de las que ha tenido plena responsabilidad por estar transferida sus competencias. Entre ellos el grave déficit en la enseñanza, fruto de su política elitista que ha beneficiado a la enseñanza privada, o la grave degradación urbanística de nuestro territorio, resultado de una política catalana que durante años ha favorecido la especulación, o la deficiente atención a las personas dependientes, resultado de unas prioridades de las que ha estado ausente la protección a los colectivos más necesitados, o las elevadas tasas universitarias, los escasos recursos a la investigación, las listas de espera y el deterioro en la sanidad pública.

Constituye un grave error aceptar, desde una parte desde el sindicalismo y la izquierda, que "no hay solución a los problemas sociales sin independencia”. Es aceptar la falacia del enemigo externo común y afirmar que los déficits que padecemos nosotros (Catalunya) son a causa de ellos (España), en lugar de responsabilizar a las injustas políticas económicas y sociales que han compartido el Govern de Cataluña y el Gobierno de España y que provocan  un reparto injusto de la renta y la desigualdad de oportunidades.

Como lo es aceptar que las causas de nuestros déficits están provocados por los problemas territoriales y, por ello, insistir en que sólo desde la independencia será posible la solución de los problemas de los trabajadores y las trabajadoras catalanas.

Es un error del sindicalismo pensar que el problema que nos acucia es territorial

Un error que debería evitar el sindicalismo catalán, y más en concreto CCOO y UGT como más representativos y por ello más responsables y no caer en el el error de confundir como le sucedió  a aquel bizco que veía doble, que cuando iba paseando tranquilamente por la  dehesa vio “dos” toros bravos, salió corriendo y se acercó a “dos” árboles. Lo grave es que  se subió al que no era y le cogió el toro que sí que era.

Esperemos que el sindicalismo catalán evite cometer ese grave error, por el bien de los valores e intereses que representa, de subirse, o dejar que le suban, al árbol equivocado de la independencia para evitar que nos pille el  toro verdadero que son los problemas sociales.

Vienen jornadas trascendentales que reclaman a las dos grandes organizaciones sindicales de Cataluña, CCOO y UGT, acierto y claridad en sus planteamientos y valentía para defender su autonomía. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad