¡Cuidado, Trump y Clinton, codo con codo!

07 de noviembre de 2016 (00:00 CET)

En una escena propia de un thriller de Hollywood, las más recientes revelaciones de Wikileaks y la reapertura de las investigaciones del FBI a Hillary Clinton han sacudido al partido demócrata de manera jamas antes vista.

Al revelar la extensa red de influencia de los Clinton, los miles de correos electrónicos publicados por Wikileaks han causado desilusión entre la franja idealista y progresista del partido demócrata que tanto apoyó al genial senador Bernie Sanders. La antes sospechada estrecha relación entre Wall Street y los Clinton ya se da en Estados Unidos como un hecho consolidado. Esto no sienta nada bien ni al norteamericano medio ni al electorado Afro-americano, que tanto sufrió con las crisis de las hipotecas durante la Gran Recesión de 2007-2011.

El sorprendente anuncio del abogado y director de la FBI, James Comey, de la reapertura de la investigación de los correos electrónicos de la candidata demócrata, ha causado estragos en la campaña electoral de Clinton. La investigación, esta vez, empezó con la computadora del Anthony Weiner, esposo de la mano derecha de Hillary Clinton, Huma Abedin. El ex-diputado demócrata Weiner, separado de Abedin e investigado por el FBI por comunicaciones indebidas con una joven de 15 años, bien podría terminar siendo el talon de Aquiles de la hasta ahora insumergible Hillary Clinton.

El que esta feliz con los últimos e inesperados acontecimientos es Donald Trump, quien ya la semana pasada los medios de comunicación en Estados Unidos daban por seguro perdedor. Los últimos sondeos colocan a ambos candidatos en un empate técnico, algo impensable y todavía increíble para las elites de Washington y Nueva York. Los actuales problemas de Hillary Clinton también beneficiaran a los diputados y senadores Republicanos que luchan por mantener o ganar sus puestos en el congreso.

Otro reciente escándalo que favorece al magnate republicano es la revelación de trampas durante los debates y reuniones municipales. Según ha revelado Wikileaks, la campaña de Clinton obtuvo ciertas preguntas de antemano, lo cual le permitió tener un ventaja sustancial ante Trump.

Donna Brazile, analista política demócrata y muy amiga de Hillary Clinton, ha sido despedida por la cadena CNN a raíz de la controversia.

Los resultados del voto anticipado en el estado clave de la Florida demuestran una marcada apatía en el electorado Afro-Americano, un dato muy problemático para el partido demócrata. Este sector de los votantes es, y siempre ha sido, principalmente demócrata. De repetirse este patron a través del país, Trump podría resultar el proximo inquilino de la Casa Blanca.

Indudablemente, estas han sido las elecciones presidenciales mas acontecidas y dinámicas de los últimos cincuenta años. Faltando ya pocos días, el electorado espera con ansias los resultados de las investigaciones del FBI.

De ganar Donald Trump, el voto de la nación sería por y para el cambio y en contra del establishment politico y corporativo que ha dominado a Washington por tan largo tiempo. Si vence Hillary Clinton, el país por primera vez tendría una mujer como líder político y a un ex-presidente como el Primer Caballero de los EEUU. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad