Hundirse sin oposición

Pedro Sánchez durante una reunión del PSOE en Ferraz / EFE

Hundirse sin oposición

Mariano Rajoy ha desactivado a sus rivales, pero la falta de oposición no evita su caída

Qué es peor, sufrir el acoso de la oposición y luchar contra ella para mantenerse en el poder o hundirse lentamente por falta de oposición. Mariano Rajoy ha hecho lo posible para desactivar a sus rivales, obligarla a colaborar y reducir la crítica a la mínima expresión. Desde su punto de vista, el resultado es excelente.

Pablo Iglesias evidencia su fracaso como ariete contra el sistema. Mal síntoma cuando la información del cambio de nombre, que algún fundamento interno tiene, levanta tanta polvareda que obliga a desmentirla, o a echarse atrás. A Podemos se le escapó la ocasión, y ahora sólo le queda abrir el paracaídas para que el descenso resulte lo más lento posible.

De remontar el vuelo, ni hablar. No por ausencia de electorado harto de los demás –la desigualdad aumenta a pesar del crecimiento— sino por falta de confianza de este electorado. Cuando hubo posibilidad de un gobierno de izquierdas, las izquierdas ni pudieron ni quisieron ponerse de acuerdo. El PSOE estaba demasiado escorado al centro, y al centralismo, como para pactar con una izquierda que se presentaba tan radical que lleva camino de heredar el testimonialismo acomodado de Izquierda Unida.

Los sondeos no impulsan a Sánchez al poder pero le salvan de un peligro que llegó a ser inminente

Por la ley de los vasos comunicantes, una parte del voto de izquierdas que fue a Podemos retorna ahora al PSOE. A regañadientes, arrastrando los pies, pero vuelve a casa. Puede que algunos pasen de largo y se crean el cuento de Ciudadanos como única alternativa viable.

Aún así, siempre temeroso, tanto de liderar en serio como del permanente acecho de Susana Díaz, Pedro Sánchez parece levitar en volandas de los sondeos. No le impulsan hacia el poder pero le salvan de un peligro que llegó a ser inminente. Los que mandan en el PSOE se sienten conformados y reconfortados, prefieren la seguridad de quedarse quietos, ni siquiera al acecho, antes que arriesgarse a presentar iniciativas. Menos aún están dispuestos a encajar la oferta de sustituir al PNV en los presupuestos.

Temen tanto el abrazo del oso popular que ni siquiera han presentado una batería de medidas sociales para emplazar así a la derecha a descararse al rechazarlas. Tanto el PSOE como Podemos podrían presentarse a un concurso internacional de opositores inútiles con garantías de podio.

Si el independentismo consigue formar gobierno, el efecto de las urnas catalanas se irá difuminando, sin deshinchar a Cs

Llegamos así al gran aupado por los medios y los sondeos. Los excelentes resultados en Cataluña tal vez son menos extrapolables de lo previsto. Si el independentismo consigue su propósito de aparcar a Puigdemont y formar gobierno, el efecto de las urnas catalanas se irá difuminando. Pero ello no parece que vaya a deshinchar el aerostático de Ciudadanos.

Hablando de podios, el PP permanecerá en lo alto como partido más corrupto de Europa según la justicia, y a pesar de que al fin el gobierno ha metido a la fiscalía en cintura. Además, sigue y seguirá el descontento de los millones de damnificados por la crisis que se ven excluidos de los beneficios del crecimiento.

Ya que nadie pelea por ellos en el ágora y aumentan las brisas de cambio, todo se convierte en aire cálido para Ciudadanos. Algún asesorcillo debe haber soplado al oído de Albert Rivera que calladito está más guapo, que cuanto más de perfil se presente y liviano de programa ande más ligero subirá en globo.

Rajoy ha conseguido desactivar a la oposición política, además de la mediática. Pero el marasmo subsiguiente creado por él mismo, más que ayudar a mantenerle a flote parece contribuir a hundirle.

Este artículo no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Economía Digital y sus accionistas.

Xavier Bru de Sala

Analista, Economía Digital

De Xavier Bru de Sala recordamos su aclamado Fot-li, que som catalans (2005) y la vuelta de tuerca Fot-li encara més que som catalans (2006). Su producción literaria ha logrado varios premios. Además de con Economía Digital, colabora en El Periódico.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad