'Retail', apetito sin límite

20 de junio de 2016 (19:57 CET)

A pesar de muchos desafíos en curso, la caída de los precios de hidrocarburos y su impacto en las economías en Oriente Medio o África, los grupos del sector minorista en el Golfo no solo consiguen crecer sino que es la región que más rápido crece en el mundo.

Los ocho grupos líderes de retail en Oriente Medio y África generaron un crecimiento del 19,4% en 2014, mientras que los 250 principales grupos a nivel mundial tan solo generaron un 4,3%. Esto es una señal positiva para la industria, que desde 2011 ha visto una disminución de sus ingresos.

Sin embargo, como se ve el panorama es desigual y va por regiones, con América del Norte, África y Oriente Medio encabezando el crecimiento de los ingresos, mientras que en Asia, Europa y América Latina sigue la desaceleración. La reducción de la inflación y el descenso del precio del petróleo se encentran entre las dinámicas que generan una suerte dispar a través de diferentes regiones para una industria que representa el 10% de la economía mundial.

Es muy conocido el interés y la pasión de los inversores árabes por las famosas marcas y los grandes almacenes en Europa. En los últimos años han adquirido Harrods de Londres, Champs Elysees en París, y han invertido en El Corte Inglés, uno de los mayores grupos de Europa.

El comercio minorista o retail en Oriente Medio y Norte de África vive una revolución, impulsado por el gran aumento de la población y el creciente poder adquisitivo en diferentes países de la región. El paisaje comercial ha sufrido una transformación espectacular en la última década, a la par con el crecimiento del sector inmobiliario.

La edad de la población es clave para un crecimiento sostenible. La región tiene una población de 400 millones de habitantes, un 60% es menor de 25 años, y una clase media emergente está exigiendo mayor diversidad a la hora de comprar. Esta demanda representa  grandes oportunidades para las empresas del retail.

La zona del Golfo lidera este espectacular cambio, su volumen de facturación alcanzó los 212 mil millones dólares en 2015 y crecerá un 7,3% anual hasta 2018 para llegar a  los 285 mil millones dólares. Emiratos Árabes, Arabia Saudita, Kuwait, Turquía, Líbano, Marruecos y Argelia son algunos de los  mercados atractivos para las empresas de retail internacionales.

Los promotores están respondiendo mediante la construcción de decenas de centros comerciales en toda la región. En Dubái, Riad, Argel o Casablanca están previstos, o en curso, inversiones en más de 22.000 millones de dólares de nuevos proyectos y expansiones, para aumentar la superficie comercial.

En algunos países los esquemas reflejan el abandono de los minoristas de zocos y tiendas locales hacia centros comerciales urbanos. La región ofrece una alternativa a los mercados más maduros y sin algunos de los riesgos asociados normalmente a un mercado emergente.

Además ofrece gran potencial de crecimiento y una base de consumidores que le gusta gastar. También hay un considerable empuje del sector turístico, sobre todo en lugares como Dubái, una ciudad con 5 millones de metros cuadrados que se ha convertido en un destino minorista mundial líder.

Los minoristas tradicionales representan la mayoría de las ventas de comestibles en muchos países de la zona, con una cuota de mercado del 90% en Argelia e Irán, un 70 % en Marruecos, Egipto, Turquía y Jordania y más equilibrada, con el 45%, en los países del Golfo.

El desafío será para los pequeños minoristas, que en muchos casos no tendrán más remedio que adaptarse para sobrevivir. Los Medinas y Bazares, referentes del comercio, e indicadores de la salud económica, se están reduciendo a reclamos turísticos. Queda poco de aquellos lugares privilegiados del pequeño comercio y de la artesanía.

Otro reto será el de la tecnología y su impacto en las compras. A pesar de que representa hoy un porcentaje pequeño, su crecimiento será espectacular. La inversión total en el sector TIC de Oriente Medio y África alcanzó los 270 mil millones de dólares en 2015 y aumentará un 24% hasta el 2018.

Muchas industrias y comercios tradicionales se ven amenazados por las nuevas aplicaciones. Este entorno está impulsando nuevos modelos de negocio para millones de usuarios de Internet en esta región, lo que indica que la conectividad digital de los compradores es cada vez mayor. Obliga a innovar sectores como la distribución, la alimentación, el transporte o el turismo, cada vez más dependiente de los servicios e-commerce que tiene una penetración del 20%.

Se vive una historia emocionante, mucha gente de esta zona que nunca tuvo un ordenador o un portátil pasaron directamente a la tableta o el móvil, su primera experiencia es a través de estos medios.

Los aspectos culturales, sociales, recreativos, comerciales y de ocio de los centros comerciales de la región proporcionan una plataforma sólida para que los clientes pasen más tiempo dentro de estos entornos.

Las compras seguirán siendo un evento familiar en la región. El cambio llega, las marcas deben estar preparadas para hacer apuestas estratégicas de largo plazo, porque las ganancias serán significativas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad