¿Cómo regulará EEUU a las FAANG?

Imagen de archivo de Jeff Bezos, fundador de Amazon. Foto: EFE/CB

¿Cómo regulará EEUU a las FAANG?

Las opciones que tiene EEUU para regular a las FAANG (Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Google) pueden ser tan complicadas como absurdas

En EEUU nació el precursor de Internet durante la Guerra Fría como mecanismo de comunicación electrónica del complejo militar-industrial, que gradualmente se amplió a las universidades y centros de investigación. A mediados de los años noventa, después del hundimiento del comunismo en la URSS, el gran público pudo por fin beneficiarse de Internet de la mano de la pugna entre algunos de los gigantes actuales (Apple y Microsoft) y el ingeniero Tim Berners-Lee, creador de la World Wide Web.

Actualmente los cinco titanes tecnológicos de EEUU –Facebook, Alphabet (Google), Apple, Amazon y Microsoft– generan el 10% de los beneficios empresariales de EEUU, y las FAANG (Facebook, Amazon, Apple, Netflix y Google) son responsables del 20% de la subida del índice S&P 500 desde 2016.

Pero en los últimos cinco años, Amazon, Facebook y Google han adquirido 329 empresas, impidiendo la aparición de start-ups, de la misma forma que Microsoft eliminó a rivales prometedores como Netscape (buscador de Internet) antes de ser sometida a investigaciones y multas.

EEUU utiliza sus organismos anti-trust de manera mucho más selectiva que la Unión Europea

Facebook está en la punta de mira de los reguladores de EEUU por la adquisición de datos de 87 millones de usuarios por parte de Cambridge Analytica y la proliferación de noticias falsas. La UE ya ha regulado a los gigantes tecnológicos mediante la aprobación del Reglamento General de Protección de Datos, que entrará en vigor el 25 de mayo.

La normativa europea restringe y regula qué información pueden obtener, almacenar y emplear las empresas tecnológicas. Obligará a los menores de 16 años a obtener autorización parental para utilizar redes sociales populares. El incumplimiento de las normas puede ser multada con penas de hasta 4% de la facturación anual de las empresas.

Si se mantuvieran las cotizaciones actuales y previsión de crecimiento, Facebook, Amazon y Alphabet (Google) doblarían su tamaño en 2021. EEUU utiliza sus organismos anti-trust de manera mucho más selectiva que la Unión Europea, y especialmente bajo administraciones republicanas.

Las tecnológicas se han convertido en medios de comunicación tan o más potentes que la televisión, la radio y los periódicos

La Federal Communications Commission (FCC) y la Federal Trade Commission (FTC) no tienen delimitadas sus competencias de manera clara. Engloban la protección de datos, el mantenimiento de la competencia y la regulación de contenidos, en general y en relación a actividades políticas.

Pero las tecnológicas, como hemos comprobado en el ciclo electoral desde 2016, se han convertido en medios de comunicación tan o más potentes que las cadenas de televisión, emisoras de radio y periódicos, que sí son responsables legalmente de los contenidos que generan.

Mark Zuckeberg argumentó con inteligencia que sin publicidad dirigida a los gustos de sus usuarios se verá obligado a incluir más anuncios generales. Por consiguiente, Google y Facebook saben que la FTC, la FCC y las autoridades anti-trust del Ministerio de Justicia (federal) acabarán aprobando normas, una expectativa también asumida –en algunos casos con placer– por las grandes entidades financieras.

Silicon Valley es el motor emprendedor tecnológico del mundo, pero su cultura es progresista y alineada con el Partido Demócrata

El Congreso de los EEUU también está llamando a testificar a ejecutivos del sector tecnológico, especialmente a raíz del escándalo de Cambridge Analytica y una preocupación general sobre la protección de datos de los estadounidenses.

Silicon Valley es el motor emprendedor tecnológico del mundo, pero su cultura es progresista y alineada con el Partido Demócrata. El Congreso de EEUU podría revocar la enmienda 230 del Communications Decency Act (Ley de Decencia de Comunicaciones), que protege a las empresas tecnológicas de responsabilidad legal por sus contenidos.

Derogar dicha enmienda sería algo equivalente a la aprobación por parte de la UE de la General Data Protection Regulation, salvando las diferencias que comporta comparar la supranacionalidad de los entes de la Unión Europea y sus 28 estados miembros (500 millones de personas) con el gobierno de una federación con cincuenta estados y 300 millones de personas.

Sería absurdo que los 50 estados quisieran regular a las FAANG y otras tecnológicas

La eliminación de la citada enmienda sería una pésima idea, porque los 50 estados de EEUU intentarían regular a las tecnológicas como han hecho con los fabricantes de cigarrillos o de ciertos alimentos, dos ámbitos en los cúales se ha beneficiado la salud de consumidor.

Sin embargo, para competir con los colosos tecnológicos de China y otros países emergentes, sería absurdo que los 50 estados quisieran regular a las FAANG y otras tecnológicas. China no protege la libertad de expresión, y por ello es evidente que ante titanes tecnológicos como Alibaba, Huawei, ZTE y otras empresas chinas de telecomunicaciones EEUU y la UE deben marcar territorio, especialmente cuando se atisban noticias prometedoras en la renegociación de NAFTA.

Este artículo no refleja necesariamente la opinión del consejo editorial o de Economía Digital y sus accionistas.

Alexandre Muns

Analista, Economía Digital

Alexandre Muns es profesor de la OBS Business School en Barcelona y Washington. También consultor. Destaca su trayectoria como especialista en economía global: fue asesor de presidentes de varios organismos internacionales, como el Banco Mundial.

Enviaremos un mensaje al correo indicado con el enlace que deberás clicar para completar el alta. No recibirás ningún boletín hasta entonces. Política de privacidad