Los partidos buscarán el voto caliente que garantice cerrar el conflicto catalán: o bien con el 155 o con el diálogo