Sánchez fracasó al querer desmarcarse de Rajoy, y ahora quiere hacer una tortilla sin romper huevos con la visita del rey a Cataluña