Distinguir entre constitucionalistas radicales y moderados y decir que la negociación con el separatismo es la solución es pecar de ilusos