La decisión de Roger Torrent de tramitar una propuesta de resolución contraria a la Constitución devuelve al Parlament a los peores días de su historia