La impertinencia de la presidenta de la Comunidad de Madrid posibilita que Ada Colau corrija la imagen que le persigue de "equilibrista" e "indignada"