La todavía irresuelta fusión de las antiguas cajas de ahorros gallegas vuelve por donde vino, debido a que, en realidad, no fue a ninguna parte