El movimiento para derrocar al Presidente de la República ya ha llegado a Bélgica, Holanda y es muy probable que su fuerza expansiva llegue a España