Lo que el independentismo pretende es que la población catalana y los foros internacionales acaben pidiendo al Estado que ceda a cambio de un apaciguamiento