Si a Aristóteles le interesa la ciudad-estado, a las multinacionales españolas como el Santander y Telefónica les interesa la ciudad-empresa