Las elecciones andaluzas dirimirán si es sano o no que un partido político haya convertido la Junta de Andalucía en una herramienta al servicio del PSOE