Con la independencia energética, el gasto en energía disminuyó en 400.000 millones de dólares, generando un ahorro para cada ciudadano de 1.000 dólares