Era un secreto a voces que las investigaciones iniciadas por diferentes jueces iban a acabar con detenciones o, en todo caso, interrogatorios muy concretos