La mentira tiene un cierto efecto evolutivo adaptativo que provoca que veamos como algo ya casi normal la posibilidad del engaño y la falsedad