El previsible ascenso de los partidos populistas en el Parlamento Europeo permite a Trump y Putin despreciar a una UE cuyo crecimiento ha descendido