A los menos favorecidos no les ha servido de nada cambiar de voto, ni hacia la extrema derecha ni hacia la izquierda no integrada