La deplorabliidad no es patrimonio exclusivo de los independentistas más sectarios o de los machotes ibéricos enrolados en Vox