La crisis global que tiene España debería obligar a los partidos políticos a no dejarse engañar por los efectos de la Covid-19