Ciudadanos tiene dos opciones: sacar pecho, marcar y reforzar un perfil propio, o arriar velas y arrimarse al PP