Quizá sea la economía la que se encargue de encallar al separatismo al filo de su "temporada grande"