Felipe VI pisa un terreno pantanoso lleno de incertidumbre: el Sánchez que pactó con él no es el Rubalcaba que pactó con Rajoy la abdicación de su padre