Aunque no lo buscara de manera ‘ex profesa’, a Pedro Sánchez le ha venido muy bien la disputa con Podemos y la amenaza de repetición de las elecciones