Sánchez insiste en ser un presidente en 'disfunciones'. Ya no sólo por la gestión de su investidura, sino por desatender las crisis del país