A partir de la fuga de capitales, surge la lucha de clases en Cataluña entre empresarios que apuestan por la independencia o la rechazan