A la espera de los acontecimientos, Sánchez regala caramelos simbólicos para entretener y agradar al respetable público hispano con delicadeza