Frente a la discordia, el odio y el retroprogresismo, los partidos constitucionalistas han de llegar a un acuerdo que permita una investidura