La llegada del barco Aquarius a Valencia pone a prueba el compromiso del nuevo Gobierno con los objetivos sociales universales