El debate sobre la reforma de la Carta Magna se muestra más necesario que nunca ante las diferentes sensibilidades de cada generación de españoles