Tras superar las siguientes etapas, damos por finalizado el agujero en los balances de los bancos, uno de los grandes pecados de la crisis