Tras el éxito de Arzak y Ferran Adrià, el mundo de la alta cocina en nuestro país sigue viviendo una época dorada