Oriol Junqueras tiene la oportunidad de reparar, al menos en parte, el error de incitar a Puigdemont a declarar la DUI en octubre de 2017