Pedro Sánchez no quiere a Pablo Iglesias ni en pintura, pero el líder de la formación morada necesita como un náufrago algo a lo que agarrarse