Sánchez quería por un lado ocupar todo el espacio de la moderación y por otro cubrirse de la acusación de vendepatrias al servicio del independentismo