Desigual crecimiento en España durante la crisis

stop

La generación de riqueza en España entre 2008 y 2016 se centra en Madrid, las zonas industriales y las áreas turísticas

Vicente Martín Egaña

Socio director de Zincapital

Galicia pierde siete veces más población que la media nacional | EFE
Galicia pierde siete veces más población que la media nacional | EFE

A Coruña, 03 de abril de 2017 (13:55 CET)

En estas últimas semanas se han dado a conocer indicadores estadísticos de la economía española, correspondientes al cierre de 2016. Algunos de los que más llaman la atención son aquellos que se refieren al comportamiento de los agregados de las comunidades autónomas, pues generan muchas declaraciones y posicionamientos públicos. Por otra parte, ahora que parece que España alcanzará este año los niveles de riqueza (medidos por el PIB) previos al inicio de la crisis, cosa que los países centrales de Europa hicieron hace dos años, es interesante tratar de ver qué ha pasado en las comunidades autónomas.

Es evidente que los comportamientos de nuestras regiones han sido muy dispares, no solo en términos de riqueza, sino también de población. Así, si consideramos el período 2008-2016, vemos que las que más incrementaron el valor de su PIB en términos porcentuales son, por este orden, Melilla (4,21%), Madrid (3,62%), Islas Baleares (3,41%), Ceuta (3,22%), País Vasco (1,43%), Cataluña (0,71%) y Navarra (0,63%).

A partir de ahí, el resto todavía no han alcanzado la riqueza que generaban al cierre de 2008. Las anteriormente señaladas y Canarias, con un crecimiento negativo (-0,71%), lo hicieron mejor que el conjunto de España, que todavía no se ha recuperado de la gran crisis, cuyos efectos tratamos de dejar atrás definitivamente.

 España alcanzará este año los niveles de riqueza (medidos por el PIB) previos al inicio de la crisis, cosa que los países centrales de Europa hicieron hace dos años

De un primer análisis de estas cifras podemos extraer algunas primeras conclusiones. De las siete regiones que muestran incrementos positivos, cinco (Ceuta, Melilla, Islas Baleares, Madrid y Navarra) presentan aumentos de población, superiores a dos dígitos en el caso de las ciudades mediterráneas, muy moderadas en las peninsulares y del 7% en las islas. Además, únicamente en Madrid se observa, además, un aumento del PIB per cápita.

Las otras dos comunidades que superaron el PIB previo a las crisis, País Vasco y Cataluña, lo hicieron como consecuencia de aumentos del PIB per cápita y pese a la ligera pérdida de población en el período considerado.

Si consideramos el PIB per cápita, podemos ver que únicamente cinco comunidades han crecido en el período considerado: País Vasco (1,80%), Madrid (1,78%), Castilla y León (1,02%), Cataluña (0,92%) y Galicia (0,62%). En el caso de Castilla y León (-4,06%) y Galicia (-1,93%) la fuerte pérdida de población hace que haya crecido durante la crisis, siendo más un efecto estadístico que una verdadera generación de riqueza, ya que el censo disminuyó en más de 100.000 y 50.000 personas, respectivamente. En Madrid aumentó el número de habitantes, mientras que en País Vasco y Cataluña las disminuciones fueron inferiores al 0,4%.

El PIB en Castilla y León y Galicia creció debido a la fuerte pérdida de población durante la crisis, siendo más un efecto estadístico que una verdadera generación de riqueza

En general, se puede decir que aquellas comunidades más dinámicas en términos de población (Ceuta, Melilla, Islas Baleares) han contribuido relativa y porcentualmente a la generación del crecimiento económico. En un segundo nivel se sitúan Madrid, Navarra, País Vasco y Cataluña, con ligeras pérdidas o ganancias de población, pero significativos incrementos del PIB per cápita. Dado el peso económico de estas últimas áreas, es lógico pensar que son las zonas donde se genera la mayor parte de la riqueza española.

A continuación se sitúan aquellas regiones que todavía no han alcanzado los niveles pre-crisis. De entre ellas, hay que decir que únicamente Canarias lo hace ligeramente mejor que la media (-0,71% frente al -0,78% del estado). El resto evolucionó peor que el conjunto de España. Este grupo está liderado por Galicia, con un PIB que, a cierre de 2016, había cedido un 1,32%, por lo que es de esperar que en 2017 vuela a recuperar lo perdido durante la crisis.

En general, de estas once comunidades todas pierden población, excepción hecha de Andalucía y Murcia, y únicamente Galicia y Castilla y León incrementan su PIB per cápita a costa de una muy preocupante pérdida de población.

A modo de resumen, se puede decir que la generación de riqueza en España durante la crisis, que parece acabarse, se centra en la capital del Estado, las zonas industriales (País Vasco, Cataluña, Navarra) y las áreas turísticas (Canarias, Islas Baleares) donde la población creció por encima del 5% en el período considerado.