Oriol Junqueras y Carles Puigdemont en el parlamento catalán. Mantienen posiciones contrarias sobre el caso Palau. EFE/ Andreu Dalmau

Tres preguntas y una cuarta ¿Habrá referéndum?

stop

Tras el anuncio de la proximidad del referéndum todo sobre preguntas y dudas al respecto

Fèlix Riera

Oriol Junqueras y Carles Puigdemont en el parlamento catalán. Mantienen posiciones contrarias sobre el caso Palau. EFE/ Andreu Dalmau

Barcelona, 06 de abril de 2017 (05:00 CET)

El laberinto

¿Quieres que Cataluña sea un estado independiente? ¿Que sea una República independiente? ¿Que siga formando parte de España? Son las tres variantes para la ruptura con el estado que planteo el presidente de la Generalitat de Catalunya en Al Jazeera.  A medida que avanzan los días, vamos observando cómo los arquitectos del laberinto catalán, como si fueran el mismo Dédalo escondiendo al Minotauro, van diseñando un proyecto tan complejo que incluso se pierden los mismos promotores de la obra. Hace unos meses la pregunta era una y clara: ¿Quieres que Cataluña sea una República independiente? Se trataba de responder, no sólo a la cuestión de la independencia sino también sobre el modelo político de estado, que, en el caso afirmativo,  iniciaba el proceso constituyente de la República catalana. La nueva propuesta del presidente de la Generalitat tiene la intención de abrir el debate en el seno del gobierno español, para animarlo a entrar en la discusión sobre la elaboración de los términos de la pregunta. Es tal la confusión que ha producido la nueva propuesta que muchos medios la titulan como:  Las preguntas según Carles Puigdemont.

La neutralidad

El propio presidente de la Generalitat indica, en la misma entrevista, que se mantendrá neutral durante la campaña. La neutralidad que manifiesta mantener choca con la forma de conducir la resolución del referéndum, su formulación y la manera de alcanzarlo por la vía Referéndum, sí o sí. Sin embargo, debemos ver la parte positiva del planteamiento. Si es capaz de mantenerse neutral, es posible pensar que también será capaz de no convocarlo en el caso de no poder hacerlo legalmente.

Pregunta referéndum: el presidente de la Generalitat asegura que se mantendrá al margen durante la campaña

La neutralidad esgrimida implica el respeto a las normas y asumir una posición institucional por encima de los intereses de partido, aspectos que son fundamentales para el buen gobierno. La neutralidad (ni uno ni otro) implica renunciar a toda injerencia en un conflicto y parece inalcanzable cuando ha sido uno mismo quien lo ha provocado.

La trastienda del proceso

Dice la leyenda que un general romano, tras una larga contienda sin conseguir el resultado perseguido, aunque sin haber sido derrotado, pronunció las siguientes palabras: "opino que la campaña ha sido todo un éxito, todo y que un gran número de mis hombres opinan lo contrario. Ahora ya tengo las tácticas de mis enemigos bien estudiadas y he empezado a elaborar un nuevo mapa de su territorio que nos servirá para la próxima campaña que iniciaremos el año que viene. Por cierto he enviado a Roma la noticia de nuestra victoria". Asimismo, la campaña sigue estancada  en el frente del conflicto entre Cataluña y España, mientras se dan continuas noticias de victoria para evitar el desánimo.