Sospechosas ausencias en el congreso de… periodistas

11 de noviembre de 2016 (06:00 CET)

"No". "No". "No". "No". Así han respondido cuatro responsables de medios de comunicación de Cataluña interpelados por la ausencia de los mismos en un congreso organizado por el Col·legi de Periodistes de Catalunya para reflexionar sobre "el momento actual que vive la información", reivindicar "el periodismo en mayúsculas", redefinir "nuestra profesión", recuperar "la credibilidad y el respeto" y repensar "el Código Deontológico que inspira nuestras acciones". ¿Os han invitado? "No".

Es evidente que la Junta de Gobierno del Col·legi de Periodistes de Catalunya puede convidar a un evento que lleva su sello a quien considere oportuno, ¡solo faltaría!, pero es vergonzoso para la profesión que un congreso de estas características, con estos colores y esta marca, aparte a unos periodistas catalanes por motivos que se desconocen públicamente.

Economía Digital, sin ir más lejos, tiene más de 1,45 millones de lectores, certificados por Comscore, y es líder de la prensa nativa digital de Cataluña. Líder. Es decir, el primero. Es decir, el que más se lee. Es decir, el que tiene más que explicar en su sector sobre cómo reflexionamos, reivindicamos, redefinimos, recuperamos o repensamos el periodismo en Cataluña. ¿Habrá alguien de Economía Digital explicando su experiencia en el congreso? No.

Tampoco se escucharán las voces de los catalanes que trabajan y leen, oyen o ven El Mundo, Expansión, La Razón, Abc, e-Notícies, El Independiente, Crónica Global, El Confidencial, Antena 3, 13TV, Radio Nacional de España, Onda Cero o Cope. Todos y cada uno de estos medios tienen o bien sede (algunos la única) o bien delegados en Barcelona. Sin embargo, para el Col·legi de Periodistes de Catalunya esto no parece importarles. Les es indiferente su experiencia, ni lo que puedan aportar profesionalmente al sector. Su ausencia en este congreso, el sexto ya de una buena iniciativa, es más que sospechosa pese a las coartadas.

Quede claro (¡malpensantes!). No se discute a los que van. Todos son idóneos para hablar de periodismo, la mayoría son conocidos y algunos son amigos. Se levanta la pluma por la falta de pluralidad y respeto que transpira la selección. Esto es lo que lamentablemente sorprende y pone sobre la mesa la dificultad que el colegio tiene para ser de veras la casa de todos los periodistas de Cataluña.

Como suele decir el presidente del Grup de Periodistes Pi i Margall, Sergio Fidalgo, no es cómodo ser periodista crítico con el poder establecido en Barcelona. Es una triste realidad. En estos momentos de exacerbada dicotomía política, los matices se diluyen y la crítica suena más a enemigo que a contrincante. O estás con los que defienden una idea muy concreta o molestas. Espero que no sea esta (la del binomio crítica es igual a enemigo) la idea que la Junta de Gobierno extraiga de estas líneas, ni sea esa la visión que tienen sus miembros de la profesión.

¿Se hablará de todo esto en el citado congreso? A lo mejor lo hace Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat de Cataluña, que es el encargado de inaugurarlo. ¿O quizás sea Mònica Terribas con una de sus filípicas? Desde luego no serán los directores o periodistas de alguno de los medios antes citados los que expongan sus puntos de vista. ¿Reflexionamos, reivindicamos, redefinimos, recuperamos, repensamos?


Daniel Tercero es miembro de la Junta Directiva del Grup de Periodistes Pi i Margall