Presidente Trump o el rechazo absoluto al establishment

09 de noviembre de 2016 (18:56 CET)

En lo que ha sido un shock absoluto para los expertos políticos en Washington, que vaticinaron que ni siquiera ganaría las primarias electorales de su partido, "El Donald" es ya el presidente electo de la primer potencia económica.

La victoria del magnate es el grito a voces de un electorado desilusionado y abandonado por el establishment politico y económico norteamericano por décadas.

En un momento propio de los cuentos de hadas, Donald Trump, la Cenicienta política de las elecciones de 2016, se ha ganado el corazón del pueblo, derrotando a la inmensa maquinaria política del partido demócrata y rechazando la cobertura negativa de los medios de comunicación corporativos que lucharon titánicamente contra el.

El discurso de Trump al conocer su victoria ha emocionado al país. Muy caballerosamente, felicitó sinceramente a Hillary Clinton por su incansable y dura lucha, e hizo hincapié en que el país le debía a ella una deuda de gratitud por sus largos años de servicio publico.

Generosamente, hizo una llamada a la unidad de la nación y aseguró que trabajaría por todos: Demócratas, Republicanos e Independientes para mejorar su nivel de vida y hacer que Estados Unidos sea un gran país una vez mas.

Durante su discurso de madrugada, enfatizó los grandes proyectos de infraestructura, la reactivación de la economía, y mejorar el nivel de vida en los barrios pobres. Muy tranquilo, le tendió la mano a los que fueran sus adversarios y agradeció el apoyo de su familia. Conmovedoramente, agradeció también a sus padres en el Cielo, al igual que cuando obtuvo la nominación de su partido.

La gran sorpresa de la noche ha sido la falta de apoyo del segmento afro-americano a Hillary Clinton. Posiblemente, porque después de dos mandatos de presidencia demócrata no han visto un cambio positivo en su economía familiar. El supuesto gran apoyo electoral latino pro demócrata tampoco se ha materializado. Y las protestas de ese sector han empezado en Washington.

Cabe mencionar la labor investigadora de Wikileaks y su enorme influencia en hacer llegar al electorado norteamericano información util y clave para la toma de decisión a la hora del voto.

Los grandes perdedores en estas elecciones han sido los medios de comunicación corporativos, que al olvidarse de su misión de transmitir información cabal y verazmente, han perdido relevancia.

Mike Pence, vice-presidente electo y oriundo del estado de Indiana ha sido clave para fortalecer la posición republicana el el medio-oeste norteamericano. Leal y con amplia experiencia política, el gobernador de Indiana cuenta con la madurez para establecer alianzas políticas que serán claves para sacar el país adelante durante el mandato del 45 presidente de Estados Unidos.

El desplome de las bolsas de valores alrededor del mundo era de esperar, al perder la candidata de Wall Street por excelencia. Pero esto obedece más a especulaciones ante el shock y no a razones de fondo respecto a la victoria de Trump.

Aun mas allá de la elección de un candidato en particular, el resultado de estas históricas elecciones demuestran que la democracia si funciona, y eso ya es un hecho maravilloso, ejemplar y esperanzador para el país y para el mundo entero.