El 'populista' Sanders y los papeles de Panamá

04 de abril de 2016 (23:00 CET)

Pues sí. El Ministerio de Hacienda ya investiga a los españoles que figuran en los llamados papeles de Panamá. La Agencia Tributaria asegura que analiza en profundidad la información que se ha filtrado y que revela que Pilar de Borbón, la familila Domeq, de la que forma parte la esposa del comisario europeo Arias Cañete, o Leo Messi tenian sociedades instrumentales en Panamá, con un régimen tributario muy atractivo, que permite, como se dice ahora, "optimizar" el pago de impuestos. Es cierto que la palabra se refiere siempre a la posibilidad, dentro de la legalidad, de ahorrarse unos dineros, pero se ha convertido en una puerta trasera para negocios ilícitos.

Hasta siete países han reaccionado para investigar esas prácticas, y es que el fenómeno es mundial. Los gobernantes han perdido las riendas del poder. Cada vez les será más complicado establecer unas reglas comunes, porque el dinero es sabio, y las rendijas son enormes. Pero, por lo menos, lo deben intentar para evitar que sus sociedades se colapsen.

Porque ese es el peligro. Llega la campaña de Hacienda y todos deberemos pagar los impuestos correspondientes. Y esas informaciones constatan la enorme distancia que existe entre el ciudadano y los poderosos. Sin embargo, se ha considerado que los políticos que lo denuncian son 'populistas'. Ciertamente lo son cuando sólo apuntan, pero no ofrecen nada que tenga viabilidad. Lo que funciona en la política son las pequeñas reformas, los avances constantes, sabiendo que puede haber retrocesos. Y eso es, por definición, algo lento, que exige, además, grandes consensos. Es lo único que sirve, pero es muy complicado.

En Estados Unidos, una de las sociedades más desiguales, si se compara con los países de la Unión Europea, ha chocado que un candidato a la Casa Blanca hable con tanta crudeza. No se trata de Trump, que va dando bandazos. Hablamos de Bernie Sanders, que no tiene muchas opciones, pero que puede concienciar del problema de fondo para que otros --¿Hillary Cliinton?-- avancen con más decisión en la dirección que ha dado Obama en los últimos años.

La lección es interesante. Sanders quiso bloquear una reforma fiscal de Obama, que beneficiaba a las rentas más altas, con un discurso de ocho horas en el Senado, que ahora ha recogido la editorial Malpaso en formato de libro, como se explica en IdeasED, la plataforma dedicada al análisis que lanza este martes Economía Digital. Sanders fue persistente, repetitivo, con datos, que reflejaban que en los ochos años de la administración Bush los cuatrocientos americanos más ricos del país incrementaron su riqueza en más de 380.000 millones de dólares. Obama, para iniciar una rectificación, tuvo que acercarse a los republicanos, porque, de otra forma, hubiera sido imposible, dado el sistema político de Estados Unidos. Nada se puede hacer a las bravas.

Sanders tampoco quiere. Pero dice las cosas, las que necesita escuchar una gran parte de la clase media norteamericana que asiste a su desmantelación, y que acaba de conocer que grandes fortunas se aprovechan de resortes como esas sociedades establecidas en Panamá.

El presidente del Círculo de Economía, Antón Costas, ha recuperado a Adam Smith para recordar que el adalid de la mano invisible del mercado representaba otras muchas más cosas. Un economista amigo me emocionó cuando me relató que su libro de cabecera es Teoría de los sentimientos morales, de...Adam Smith. Costas lo explicaba en un reciente artículo en El País, al extraer de ese libro un comentario del gran sabio escocés: "esta disposición a admirar, y casi a idolatrar, a los ricos y poderosos, y a despreciar o, como mínimo, ignorar a las personas pobres y de condición humide (…) es la principal y más extendida causa de corrupción de los sentimientos morales".

Seguiremos, en IdeasED, para ofrecer la opinión y el mejor análisis. La coyuntura y la vocación nos obliga a ello.